Rebagliati sufrió torturas y simulacro de fusilamiento

El hombre que estuvo cautivo ocho días dijo que permaneció en dos lugares distintos y que escuchó voces con acento peruano.
Viernes 8 de mayo de 2015
El empresario Daniel Rebagliati relató que los secuestradores que lo tuvieron cautivo durante ocho días lo picanearon en reiteradas oportunidades, lo sometieron a un simulacro de fusilamiento y a torturas psicológicas.

Según contó el periodista Gustavo Carabajal en Argentina Despierta, con los castigos físicos los delincuentes intentaron romper la resistencia de Rebagliati y de sus familiares para que pagaran los US$ 2.000.000 que pedían como rescate. La liberación se concretó, finalmente, por una suma cercana a los dos millones de pesos.

La aplicación de torturas con una picana, el trato inhumano que recibió el empresario durante algunos tramos de su cautiverio, el acento peruano de al menos uno de los delincuentes y la estructura del grupo que les permitió mantener ocho días encerrada a la víctima sin quedar al descubierto refuerzan la hipótesis de que la banda estaría integrada por policías y ex guerrilleros del grupo peruano Sendero Luminoso.

La banda realizó tareas de inteligencia y habrían tenido la colaboración de un entregador que aportó información sobre el recorrido que hacía Rebagliati para ir desde su casa, en el barrio porteño de Villa Devoto, hasta la sede de la empresa, en la localidad de Martín Coronado.