Indignación en Boca porque a socios no les venden entradas

El influyente secretario César Martucci admitió que "no hay ninguna posibilidad de obtener una solución porque ya está colmada la capacidad del estadio".
Martes 12 de mayo de 2015
Unos 300 socios de Boca indignados por no poder comprar adicionales para asistir al superclásico copero del jueves, irrumpieron esta mañana en el club y hasta forzaron una puerta de acceso a La Bombonera, para exigir soluciones a la dirigencia.

Las largas filas que había en centros de Pago Fácil, donde se compraban los adicionales, se trasladaron hasta el hall de Boca frente a la puerta del Departamento de Socios donde les tomaron los datos a los reclamantes.

Sin embargo, una vez que hubo calma en el club, el influyente secretario César Martucci admitió que "no hay ninguna posibilidad de obtener una solución porque ya está colmada la capacidad del estadio".

"Se está haciendo un registro de quienes se acercaron al club pero no vamos a poder darles respuesta", dijo Martucci. Sonó a jueguito para la tribuna haberle hecho hacer el trámite.

El problema surgió alrededor de las 10 cuando se informó que se habían agotado las veinte mil plazas disponibles para habilitar los carnés, gestión que los socios debían realizar en cerca de 150 sucursales de Pago Fácil.

El argumento de Martucci fue que como "no en todos los lugares de Pago Fácil abren al mismo tiempo y como el sistema es global, hubo socios que fueron a pagar su adicional y ya no había disponibilidades. Esto no había sucedido hasta el momento", lamentó.

Es que el programa de compra de los adicionales para acompañar el carnet de socio para entrar se inició a las 6.45 y algunas sucursales abrieron a las 8.

"Seguramente algún empleado que es socio del club habrá hecho la habilitación de su carné", evaluó, pese a que fueron 20 mil las que se pusieron a la venta.

Por las redes sociales se mostraban fotos con largas filas frente a los locales de la empresa receptora de pagos y también carteles con la palabra "agotadas”.

Al juntarse hinchas quejosos en los alrededores de La Bombonera, todas las puertas del club fueron cerradas, algo que viene repitiéndose en los últimos años en las vísperas de los partidos con River.

Llegaron socios después de hacer filas en locales del Centro porteño, de Primera Junta, de Lanús, de Quilmes, de Paseo Alcorta, entre otros.

En medio de cantos insultantes para los dirigentes, un grupo logró forzar la puerta 2 del estadio, sobre la calle Brandsen, contigua a la puerta principal, que da acceso a la platea lateral baja del lado de las vías del ferrocarril.

Personal de Prefectura se hizo presente para desalojar a los que habían ingresado y después permaneció apostado en el lugar para evitar nuevos incidentes.

Cerca de mediodía, se habilitó el ingreso de a grupos reducidos, por una pequeña puerta que está al otro lado de la principal, para que se registraran en el Departamento de Socios y así poder ser convocados en caso de que se habiliten más localidades.

Martucci se encargó luego de blanquear que se trató más de una maniobra disuasiva ya que, aun en el caso de que se limite el ingreso de socios adherentes, no habrá más disponibilidades para los socios activos.

Por último, respecto de los socios que se están convocando a través de redes sociales para concurrir el jueves aunque no tengan acceso, Martucci sostuvo que "las fuerzas de seguridad tendrán que garantizar el desarrollo del evento".