Bajas del FPV en la carrera presidencial

El legislador porteño Jorge Taiana; el ministro de Defensa, Agustín Rossi; y el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, declinaron sus aspiraciones presidenciales. El gobernador Daniel Scioli y el ministro Florencio Randazzo son los únicos que siguen en carrera.
Jueves 14 de mayo de 2015
Tras el pedido de la presidenta Cristina Kirchner, tres precandidatos kirchneristas a presidente declinaron sus aspiraciones. Ellos son el legislador porteño Jorge Taiana, el ministro de Defensa, Agustín Rossi y el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri.

De esta manera, la pelea en las primarias para competir en las generales por la sucesión de Cristina Kirchner queda ahora en manos del ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, y del gobernador bonaerense, Daniel Scioli.


JORGE TAIANA
Este jueves fue el turno del legislador porteño. "Lo hacemos con plena confianza en la conducción de nuestra compañera presidenta (Cristina Kirchner) que siempre ha tomado las decisiones priorizando los Intereses del Pueblo Argentino", anunció el Movimiento Evita en un comunicado.

"Como lo ha expresado la Presidenta, no cantaremos victoria mientras haya un solo pobre en la Argentina, vamos a seguir militando por el triunfo del Frente para la Victoria en estas elecciones desde el lugar que nos toque, construyendo la organización popular que demanda el momento histórico", aseveraron.


AGUSTIN ROSSI
Horas antes, lo había hecho el ministro de Defensa, quien aseguró: "La Presidenta ha pedido una reflexión colectiva y la he entendido en ese marco. Mi aporte es retirar mi precandidatura", manifestó Rossi y añadió: "Mi lugar es la provincia de Santa Fe".

"He escuchado la palabra de la Presidenta, de quien conduce y lidera este espacio político, he entendido que sus palabras estaban destinadas a la totalidad de nuestro espacio político", indicó Rossi, mientras sus seguidores lo aplaudían sin cesar.

Al respecto, el ministro de Defensa añadió: "Nuestros precandidatos tienen que llegar de la mano del pueblo, no de los poderosos, es un ADN de nosotros como espacio político".


SERGIO URRIBARRI
Fue el primero en demostrar la “humildad” pedida por la Presidente y declinó su precandidatura. Esta es parte del texto que difundió para comunicar la noticia:

Pertenezco a este proyecto y seguiré trabajando desde el lugar en el que sea necesario.
Porque este es el Proyecto que me permitió gobernador mi provincia y ser reelecto con el 57% de los votos; eso fue posible porque, Néstor Kirchner primero y Cristina Fernández de Kirchner después, tomaron las decisiones políticas que nos permitieron esa transformación.

En este tránsito que hice recorriendo el país recibí el cariño y el reconocimiento de miles de argentinos. Hago un párrafo aparte para los miles de compañeros militantes del Frente para la Victoria que me animaron a construir una alternativa que de continuidad a la obra de Cristina. Es un alto honor que no alcanzará mi vida para agradecerlo.

Lo mismo para gobernadores, legisladores, intendentes, concejales y militantes de organizaciones gremiales y sociales que a lo largo y a lo ancho de la Argentina destinaron su tiempo para acompañar a este servidor, que salió de su provincia no sólo a hablar de su precandidatura, sino a defender con uñas y dientes este modelo inclusivo, igualador, más digno y justo.

Quiero reconocer y agradecer a los muchos ministros y funcionarios de todo rango del gobierno nacional que tanto me ayudaron y alentaron a recorrer el país llevando un mensaje de esperanza.
A la Presidenta sólo debo decirle gracias!. Gracias por el apoyo, por las decisiones inteligentes, por tanta ayuda, por haberme honrado invitándome a acompañarla tantas veces. Tengo la seguridad que hay una mayoritaria decisión silenciosa de resguardar lo conseguido.

Los argentinos y los entrerrianos saben de mi reconocimiento a la conducción política de la Presidenta, interpreto claramente su mensaje y por este medio estoy comunicando mi declinación a mi precandidatura presidencial.

Seguiré junto a ustedes desde el lugar en que nos ubique el consenso, la decisión mayoritaria y el compromiso sin fisuras de aportar al
triunfo electoral.