Caso Paladini: fue un accidente, según el peritaje oficial

Los resultados de las pericias realizadas por Gendarmería Nacional, según informó la prensa local, alejaron la presunción de que un objeto arrojado al parabrisas del auto haya desencadenado el vuelco del vehículo donde viajaba el suegro de Rocío Guirao Díaz y su posterior deceso.
Sábado 16 de mayo de 2015
Al cumplirse ocho meses del accidente en el que falleció el empresario Juan Alberto Paladini, la Justicia entregó el auto a la familia, aunque aún no se sabe qué objeto impactó en el parabrisas del vehículo.

Este viernes, la fiscal Mariana Prunoto, a cargo de la causa, entregó el auto Audi R8 a los familiares del empresario ya que lo habían solicitado hace un tiempo y tras llegar a un acuerdo judicial, se hizo entrega del rodado.

Los resultados de las pericias realizadas por Gendarmería Nacional, según informó la prensa local, alejaron la presunción de que un objeto arrojado al parabrisas del auto haya desencadenado el vuelco producido en la avenida Circunvalación y el acceso a la autopista a Córdoba.

Si bien no se pudo determinar con qué objeto, tampoco si fue un piedrazo intencional o una piedra que estaba en el asfalto.

Paladini falleció el sábado 13 de septiembre del año pasado y su familia desde el comienzo sostuvo que el auto recibió un piedrazo en el parabrisas en un intento de robo y que habría sido eso lo que motivó que perdiera el control del vehículo.

En tanto, los peritajes oficiales indicaron que fue un accidente.

La empresa Audi realizó peritajes en la computadoraque el auto siniestrado tiene en su interior, pero la revisión no arrojó más que la hora en la que se produjo el hecho.

Antes de la devolución del vehículo, la Fiscalía a cargo del caso envió al taller mecánico donde estaba el vehículo un perito de la Universidad Nacional de Rosario para que tomara fotografías y filmara en qué condiciones se entregaba el Audi para, en caso de ser necesario, realizar una nueva reconstrucción del hecho.

En la zona en la que ocurrió el accidente no hay cámaras de seguridad ni se encontraron testigos que pudieran dar cuenta de cuales fueron las circunstancias del hecho.