Picada de Haedo: atropelló y mató, lo detuvieron otra vez

Se trata de Diego Nicolás Cuevas, que mató a dos jóvenes y provocó heridas a otros cinco, el 5 de abril.
Sábado 16 de mayo de 2015
La detención se concretó anoche, cuando efectivos de la Dirección Departamental de Investigaciones Morón fueron a buscar a Cuevas (19) a su casa, en la localidad de Villa Luzuriaga, partido de La Matanza.

Según dijeron los voceros consultados, los jueces de la Sala I de la Cámara Penal de Morón, Fernando Bellido y Fabián Cardoso, entendieron que la calificación del delito imputado a Cuevas debe ser "homicidio simple con dolo eventual", en lugar de la de "homicidio culposo" con la que lo había imputado el juez de Garantías de Morón, Alfredo Meade.

Se trata de la misma imputación con la que había quedado inicialmente detenido a pedido del fiscal de Morón Alejando Jons, que prevé una pena de entre 8 y 25 años de prisión, por lo que se le revocó la excarcelación.

El hecho que se le imputa a Cuevas ocurrió el domingo 5 de abril de este año, a la 7, sobre la avenida Rivadavia, a la altura de la calle Maipú, de Haedo, cuando un Nissan Tiida color champagne atropelló a siete jóvenes que regresaban a sus casas caminando luego de asistir a un boliche de la zona.

A raí­z del impacto, uno de los atropellados, Lautaro Juárez (16), cayó muerto en el lugar y los otros jóvenes resultaron heridos y quedaron tirados en el suelo.

En tanto, uno de los heridos y primo de Juárez, José Manuel Lastra (16), falleció el 27 de abril en el hospital Luis Güemes, de Haedo, por la gravedad de las heridas recibidas.

Como consecuencia del accidente, el conductor del auto, Cuevas, quedó detenido a pedido del fiscal Alejandro Jons, quien entendió que estaba corriendo una picada, aunque fue excarcelado unos dí­as después por el juez Alfredo Meade, quien consideró que sólo se habí­a tratado de un accidente, sin intención.

Desde un comienzo, la postura de su abogado defensor, Marcelo Mazzeo, es que Cuevas no corría picadas y explicó que un Volkswagen Bora negro chocó el vehí­culo de su defendido y eso "desencadenó el accidente".