Abuelo de acusado: “La mató y me la enterró en casa"

A una semana del crimen, Tomás Vallejos habló por primera vez hay contó lo duro que fue para él enterarse de la confesión que le hizo Manuel y de tener que entregarlo por el homicidio.
Domingo 17 de mayo de 2015
El abuelo del principal acusado por el crimen de Chiara Páez, la adolescente de 14 años asesinada en la localidad santafesina de Rufino, contó que fue él quien le dio el aviso del crimen a su hijo policía.

A una semana del crimen, Tomás Vallejos habló por primera vez ay contó lo duro que fue para él enterarse de la confesión que le hizo Manuel y de tener que entregarlo por el homicidio.

Vallejos es el esposo de la abuela del joven, novio de Chiara y confeso autor del delito, y al igual que su mujer y la madre y padrastro de su nieto, estuvo demorado por ser el dueño de la casa donde fue encontrado el cuerpo de la víctima, pero fue liberado más tarde.

El hombre reveló que al preguntarle a su nieto por su novia que en ese momento se encontraba desaparecida, el chico negó tener alguna información ni haberle hecho nada, pero el anciano le tomó la mano y le insistió para que le diga la verdad, asegurándole que si hizo "una cagada", él lo iba a entender.

"Uno lo veía y tenía la mirada nerviosa. Le dije: ´¡Manuel, vos sabes que soy tu abuelo y aparte somos amigos. Si hiciste una cagada decímelo, no te voy a delatar´", relató entre lágrimas Vallejos en declaraciones televisivas.

El chico le habría confesado al abuelo que mató a la chica y la enterró luego en el patio de la vivienda.

Ante esta declaración, el abuelo cuenta que se dirigió a hablar con su hijo policía, el padre de Manuel y le dijo: "Rubén, ahí tenes a tu hijo. Mató a la chica y me la enterró acá en casa".

Vallejos le habría pedido a su hijo, entre gritos, que se llevara al muchacho de su casa y, según relata, al momento en el que el padre se proponía a llevarse su hijo, los policías ya estaban entrando en la casa para hacer el allanamiento.

Chiara Páez, quien según se conoció más tarde estaba embarazada, fue hallada en esa vivienda ubicada en la calle San Martín al 800 de la localidad santafesina de Rufino, donde vivían los abuelos de su novio junto al menor, su madre y padrastro, quienes continúan detenidos.

"Sería un desahogo grande poder hablar y explicarle a los padres de la joven. Me pongo en su lugar y sé el dolor que están sufriendo. Lo estoy sufriendo yo también, pero no por Manuel sino por su hija", contó apenado el hombre.

En las últimas horas trascendió que Carolina Gallegos y su pareja, Carlos Cerrato, madre y padrastro de Manuel quienes también están imputados en el caso, pertenecerían a la religión umbanda.

En la propiedad de la madre de Cerrato se encontraron polvos en frascos, yuyos y otros elementos que la propietaria reconoció que utilizaba para ejercer su culto.

El lunes se podría dictar la prisión preventiva para ellos y el menor acusados de "homicidio agravado por el vínculo, femicidio y aborto no consentido", dado que la víctima cursaba un embarazo de ocho semanas.

El fiscal Mauricio Clavero fue el encargado de llevar adelante los allanamientos en las viviendas y de liberar a los abuelos del acusado luego de terminar que no tenían relación con el delito de

La pareja se encuentra demorada en la Unidad Regional XVIII de Melincué, mientras que el menor continúa a disposición del juez de Menores de Venado Tuerto, Javier Prado.