Padrastro y madre del novio de Chiara seguirán presos

La medida es de carácter transitoria. La justicia considera que están implicados en una maniobra para que Chiara abortara antes de que fuera asesinada.
Lunes 18 de mayo de 2015
La Justicia de Santa Fe le dictó una prisión por seis meses a la madre y el padrastro del adolescente
que confesó haber matado a su novia y enterrado el cuerpo en su casa de la localidad santafesina de Rufino.

La medida de carácter transitoria fue tomada por la jueza Lorena Garini, a pedido del fiscal Mauricio Clavero, mientras que desestimó el pedido de la defensa de los acusados, Carolina Gallegos y Carlos Cerrato, durante una audiencia celebrada esta mañana en la sede de la Fiscalía de Rufino.

Durante la segunda audiencia por el caso, el fiscal Clavero consideró que el móvil del crimen fue una maniobra para que la víctima, Chiara Páez, de 14 años, abortara el embarazo de ocho semanas que cursaba en el momento de ser asesinada.

Según el instructor, existen varias pruebas para sostener esa hipótesis como el testimonio de un médico y testigos que involucran a Gallegos en la compra de pastillas abortivas en una farmacia por 1.250 pesos.

También se señaló que los imputados intentaron destruir pruebas, mientras que existe un audio en el que se habla del aborto, según indicó el portal Rufinoweb.

En la audiencia anterior, de carácter imputativa y celebrada el jueves pasado, Gallegos y Cerrato habían sido acusados por el fiscal de "partícipes" del delito de homicidio agravado por el vínculo.

En tanto, permanecía detenido Manuel, de 16 años, el novio de Chiara, quien confesó ser el autor del crimen, aunque aseguró que no tuvo ayuda.

El cuerpo de Chiara fue encontrado con signos de haber sido asesinada a golpes enterrado en el patio de la casa del novio el domingo pasado por la noche, tras haber desaparecido durante la madrugada.

Poco antes del hallazgo, el adolescente se presentó ante las autoridades junto a su padre biológico, que es policía, y se responsabilizó por el hecho, en una confesión que luego ratificó ante autoridades judiciales.