El papa Francisco pidió a los obispos que "no sean tímidos a la hora de repudiar y derrotar una mentalidad generalizada de corrupción pública y privada que perjudica, sobre todo, a los más débiles y necesitados".

El papa realizó estas declaraciones durante la 68a Asamblea General de la Conferencia Episcopal Italiana, que se celebrará hasta este jueves en el Vaticano.

El pontífice explicó qué entiende por "sensibilidad eclesial" y dijo que esta "se manifiesta en las elecciones pastorales, en la elaboración de documentos, donde no debe prevalecer el aspecto teórico-doctrinal abstracto.