Analizan un mechón de pelo que hallaron en manos de Chiara

El fiscal Mauricio Clavero, a cargo de investigar el caso manifestó su expectativa por las conclusiones del peritaje, por considerar que "se podría hacer un ADN para saber a quién pertenecen".
Miércoles 20 de mayo de 2015

El fiscal Mauricio Clavero, a cargo de investigar el caso de la adolescente asesinada en Rufino, dijo hoy que esperaba los resultados de una pericia efectuada a un mechón de pelo hallado en la mano de Chiara Páez, a fin de poder elaborar el perfil genético del perpetrador.

El funcionario judicial manifestó en un comunicado su expectativa por las conclusiones del peritaje, por considerar que "en caso de que los pelos contengan bulbos, se podría hacer un ADN para saber a quién pertenecen".

En la causa por el asesinato de la adolescente de 14 años están imputados el novio que confesó el crimen y la madre y el padrastro del joven, acusados como partícipes necesarios de los delitos de homicidio agravado por el vínculo, femicidio y aborto no consentido por la víctima.

El fiscal Clavero informó también que solicitó a los peritos en comunicaciones que analicen el teléfono celular de la víctima mortal.

"El dispositivo había sido encontrado en un zanjón con agua por los vecinos de Rufino el mismo domingo que se inició la búsqueda de la adolescente", recordó en un comunicado.

El representante del Ministerio Público de la Acusación de Santa Fe dijo que "a pesar de que el chip no fue hallado, los técnicos aseguraron que, al poder encender el teléfono, se podría acceder a información que queda registrada en la memoria del aparato".

En tanto, el fiscal Juan Pablo Lavini Rosset, a cargo de una causa paralela que investiga el entorno familiar de la joven asesinada, informó que mañana comenzarán los peritajes a los teléfonos secuestrados a la madre, la tía y la hermana de la víctima mortal.

El funcionario precisó que se está "aguardando la autorización de la jueza de la Investigación Penal Preparatoria, Lorena Garini, para que los técnicos puedan 'abrir' los teléfonos".

En el marco de la investigación, la magistrada dictó la prisión preventiva de la madre del novio que confesó el crimen de la adolescente, Carolina Vallejos de 34 años, y del padrastro, Carlos Cerrato de 43 años.

Los investigadores intentan establecer el móvil del crimen de la adolescente, quien cursaba un embarazo reciente, y buscan determinar si la joven fue forzada a ingerir medicamentos que son utilizados con fines abortivos.

El cadáver de Chiara fue encontrado en la noche del 11 de mayo, enterrado en el patio de la casa del novio, ubicada en calle San Martín al 800, en el barrio Jardín de Rufino, donde funciona una herrería.