Efecto gas pimienta: de la cancha a la escuela y el banco

Después de que un hincha tirara la sustancia en el Superclásico de Libertadores, ocurrieron varios hechos con gas pimienta. El último fue en un robo en Ramos Mejía. Antes, había ocurrido en las aulas.
Jueves 21 de mayo de 2015
Después de que un hincha tirara la sustancia en el Superclásico de Libertadores, ocurrieron varios hechos con gas pimienta. El último fue en un robo en Ramos Mejía. Antes, la sustancia había llegado a las aulas.


El efecto gas pimienta pasó de las canchas a las escuelas y a la modalidad de robo. Aquí, los hechos


*GAS PIMIENTA EN LA CANCHA: Boca y River disputaban el segundo Superclásico de la Libertadores, pero cuando el equipo Millonario se disponía a salir a jugar el segundo tiempo, el sujeto identificado como “El Panadero” Napolitano tiró gas en la manga y provocó un hecho bochornoso en el estadio. Las autoridades xeneize no pudieron controlar

*GAS PIMIENTA EN LAS ESCUELAS: Al menos 5 alumnos de una escuela de la localidad bonaerense de Florencia Varela fueron hospitalizados en la mañana del lunes por el gas pimienta que arrojó un compañero en el aula, informaron autoridades educativas. Ocurrió en el colegio Santa Lucía y obligó a evacuar al alumnado del turno matutino y suspender las clases en el vespertino. Fuentes del colegio, perteneciente al obispado de Quilmes, precisaron que un alumno de tercer año arrojó gas pimienta en una de las aulas y se expandió en formar rápida a otros espacios del colegio, por lo que afectó a varias personas. "Al parecer se trató de una broma de mal gusto, pero que tendrá consecuencias", dijeron en referencia a posibles sanciones para el alumno que tiró el producto tóxico.

*GAS PIMIENTA PARA ROBOS: Cuatro hombres armados y disfrazados con peluca y barba robaron banco en Ramos Mejía. Cubrieron su huida con gases tras llevarse dinero. Arrojaron gas lacrimógeno y gas pimienta para poder escapar. Ocurrió en una sucursal del banco Galicia situada en avenida de Mayo al 100. Los voceros explicaron que los asaltantes, que "vestían ropa similar a la que utilizan los judíos ortodoxos" y usaban "pelucas y barbas postizas", entraron a la entidad bancaria cuando ya no había clientes.