Sigue la indignación contra Sal Llargués y Piombo por fallo

Los más diversos sectores de la sociedad repudian la la liberación de un hombre acusado de abusar de un niño. Juntan firmas en la plataforma Change.org para el "tratamiento de Juicio Político".
Jueves 21 de mayo de 2015
Más de 91 mil personas firmaron hasta hoy una petición que circula por internet para que la Legislatura bonaerense active el juicio político contra los jueces Horacio Piombo y Ramón Sal Llargués, cuestionados ahora por la liberación de un hombre acusado de abusar de un niño en un fallo en el que cuestionaron la identidad sexual del nene.

El pedido, lanzado hace cuatro días en la plataforma Change.org, busca el "urgente tratamiento de Juicio Político a los jueces" Piombo y Sal Llargués.

El reclamo, que necesita de 150 mil firmas para lograr su ingreso formal a la Legislatura, había cosechado hasta esta noche unas 91.916 firmas que rechazan el fallo que redujo la pena contra un hombre acusado de violar a un niño de 6 años.

Los peticionantes remarcaron que "este no es el primer fallo en ese sentido, dado que en 2011 solicitaron la reducción de la pena impuesta a un pastor acusado de abusar de dos niñas de 14 y 16 años, argumentando que 'son de un nivel social que acepta relaciones a edades muy bajas'".
"Este es un hecho aberrante e intolerable, estigmatiza y responsabiliza a las víctimas, defienden a violadores y pedófilos", remarcó el pedido que pide al jurado de enjuiciamiento de la provincia que active las causas por el primer caso y la liberación reciente del acusado de violación.
Asimismo, señalaron que los jueces "deshonran al Poder Judicial y ofenden la dignidad humana" por lo que consideraron que no se puede "tolerar que sigan en sus cargos cometiendo estas infamias".

También la Juventud Universitaria Peronista (JUP), que expresó su "profundo rechazo y repudio" a una sentencia que redujo la pena a un violador, calificó de "personajes nefastos" a los jueces Ramón Sal Llargués y Horacio Piombo, dijo que "no deben ser" los encargados de formar a los estudiantes y pidió que ambos sean "echados" de sus cátedras.

En este sentido, la responsable de la secretaría general de la Federación Universitaria Argentina (FUA) y miembro de la JUP, Constanza Bossio señaló que quienes "exponen sin ningún filtro sus pensamientos retrógrados, homofóbicos e injustificables deben ser expulsados de nuestra universidades".

En un comunicado, la JUP planteó que "este tipo de personajes nefastos deben ser echados de nuestras casas de estudio" y calificó el fallo de reducción de pena, "en el que claramente predomina la discriminación de clase", como "heteronormativo, estigmatizante, homofóbico y que legitima delitos aberrantes".

Según los estudiantes, el criterio sostenido por los jueces en la sentencia, "es violatorio de la Convención de Derechos del Niño en particular y, en términos generales, de los Pactos Internacionales de Derechos Humanos que, en nuestro país, tienen jerarquía constitucional desde 1994". Por último, se señaló que "como estudiantes de la Universidad Pública creemos firmemente que personas como éstas no deben ser aquellos que formen a los estudiantes".

También la fundación Servicio Paz y Justicia reclamó esta noche la suspensión y procesamiento de los jueces bonaerenses Horacio Piombo y Benjamín Sal Llargué por haber dictado un fallo que benefició con la libertad a un hombre condenado por abusar de un niño al señalar que su sentencia "viola los derechos humanos".

En ese marco, también reclamó la "revisión de la sentencia en el marco de garantizar los derechos humanos".

La fundación SerPaJ, que dirige el premio Nobel de la Paz 1981 Adolfo Pérez Esquivel, expresó su "más profundo repudio" a la sentencia de los jueces que liberó al hombre acusado de violar al menor de edad.

Ese fallo de la sala primera del Tribunal de Casación Penal de la Provincia de Buenos Aires "viola los derechos humanos contemplados en la Convención sobre los derechos del niño y los demás instrumentos internacionales que salvaguardan los derechos humanos", apuntó la ong en un comunicado.

SerPaJ apuntó que "los jueces resolvieron bajar la condena al imputado a raíz de la situación de su contexto socio-económico y a la presunta orientación sexual del niño" y remarcó que "los jueces en su función de representes del Estado están obligados a respetar y garantizar todos los derechos humanos en el marco del interés superior del niño".

Además, señaló que "en reiteradas ocasiones estos jueces, en forma particular o conjunta, fueron denunciados por violar los derechos humanos a través de sus fallos".

En ese marco, precisó que en 2014, Piombo "votó a favor de reducir la pena de un profesor que abusó de cuatro niñas de 6 a 9 años" y en "2012 firmó la libertad asistida a un condenado por la violación de su hijastra de 12 años".

SerPaj resaltó que los dos jueces en 2011 "absolvieron a Domingo Francisco Ávalos, el pastor que abusó sexualmente de dos niñas, planteando que ellas pertenecían a una clase social que acepta las relaciones sexuales a temprana edad".