Bin Laden eligió a su hijo Hamza como líder de Al Qaeda

"Antes de morir, Bin Laden reconoció este peligro y planeó traer a su hijo Hamza a su complejo en Abbottabad para prepararlo como su sucesor", dijo un analista de inteligencia.
Jueves 21 de mayo de 2015
Más de un centenar de documentos recientemente desclasificados fueron proporcionados a la AFP, incluyendo dos cartas de Hamza a su padre y una de la madre del joven implorándole que siga los pasos de su progenitor. El grupo de documentos incluye correspondencia de Al Qaida sobre el deseo de retornar al círculo más próximo a su padre. Informaciones sugieren que el joven participó de ataques y ayudó a producir videos de propaganda cuando era poco más que un adolescente.

Estos documentos fueron hallados en 2011 por un comando estadounidense en una casa en Abbottabad, Pakistán, donde Bin Laden fue hallado y ultimado a balazos. Los papeles arrojan luz sobre la organización interna de Al Qaida, el debate sobre su futuro y las preocupaciones por la seguridad de Bin Laden en la casa de Abbottabad.

Aún persisten especulaciones sobre el paradero de Hamza -a quien un legislador británico llamó "príncipe heredero del terrorismo"- en la noche en que su padre fue abatido, y no hay prueba alguna de que haya estado en Abbottabad. El joven no ha hecho apariciones públicas ni declaraciones en videos durante varios años, y su paradero es aún un misterio, dijeron funcionarios de la inteligencia estadounidense.

Sin embargo, los papeles dan cuenta de un joven que se describe a sí mismo como "forjado en acero", listo para acompañar a su padre en un viaje hacia "la victoria o el martirio", y un esfuerzo de la red por lograr que el joven se una a Bin Laden. "Me pone realmente triste que legiones de mujahidines hayan marchado y yo no me haya unido a ellos", le escribió Hamza a su padre en una elocuente carta de julio de 2009, cuando el joven se encontraba arrestado en Irán, de acuerdo con la traducción del documento realizada por la CIA.

"Temo pasar el resto de mi juventud detrás de los barrotes", añadió, para expresar: "Mi amado padre, te anuncio que yo y los otros, con la gracia de Dios, seguiremos el mismo camino, el camino de la yihad".

- Preparado como sucesor -

No ha sido posible verificar de forma independiente el origen de los documentos o la precisión de las traducciones realizadas por la CIA. Los funcionarios afirman que los documentos muestran el "enorme costo" que las operaciones de combate tuvieron para Al Qaida, incluida la incapacidad para sustituir líderes muertos o capturados".

"Antes de morir, Bin Laden reconoció este peligro y planeó traer a su hijo Hamza a su complejo en Abbottabad para prepararlo como su sucesor", dijo a la AFP un analista de inteligencia. Para ese momento, Hamza no había visto a su padre en ocho años, y describió el "dolor de la separación" que sintió a los 13 años de edad, así como sus esperanzas de un reencuentro a los 22.

"Nos dijiste adiós y nos dejaste, y fue como si nos hubieran arrancado el hígado", escribió. El 5 de abril de 2011, luego de la liberación de Hamza de su arresto, un líder de Al Qaida, Atiyah abd al Rahman, escribió a Bin Laden los detalles de tres formas posibles de llevar clandestinamente al joven a Abbottabad.

La "opción menos peligrosa" era enviarlo a través de la provincia paquistaní de Baluchistán, en la frontera con Irán, hacia el puerto de Karachi, escribió al Rahman. Mientras tanto, había organizado todo para que Hamza siga "un curso sobre explosivos", añadió.

Al Rahman también escribió a bin Laden para prometerle que Hamza sería entrenado en el uso de diversas armas, y agregó que el joven era "muy dulce y bueno". Sin embargo, un mes más tarde Bin Laden estaba muerto.