Jinete aplastado por su yegua

En un campo del Este de Santiago del Estero.
Sábado 23 de mayo de 2015
Fuentes policiales identificaron a la víctima como Nicolás Osvaldo Luna, de 35 años, quien era vecino de la pequeña localidad de Weisburd, ubicada a 180 kilómetros de esta capital.

De acuerdo con lo que manifestaron sus compañeros, el hombre trabajaba con una tropilla cuando súbitamente el animal se asustó, posiblemente por una víbora, e hizo un brusco movimiento que hizo perder el equilibrio del jinete, que se desplazó de la montura al piso.

Un instante después, el equino también terminó desplomándose y aplastando al hombre.

Los peones que se encontraban en el lugar trataron de auxiliarlo trasladándolo a la guardia del hospital de la zona, donde el médico que lo atendió constató que el paciente había dejado de existir por las heridas internas producto del aplastamiento.

Entonces, se comunicó lo sucedido a la Policía y personal de la subcomisaría de Weisburd se dirigió a la estancia El Garabato, distante unos tres kilómetros del pueblo, junto con peritos de la Departamental N° 12 con sede en Quimilí.

El juez penal de turno, Miguel Angel Moreno, dispuso la entrega del cuerpo a los familiares del extinto para su exhumación, sin necesidad de que se le practicara la autopsia.