Otro polémico fallo de Piombo y Sal Llargués benefició a un violador serial

Un taxista había sido condenado a 38 años por violar a sus pasajeras, a quienes levantaba a la salida de recitales y las llevaba a los bosques de Ezeiza. Lo beneficiaron porque las víctimas no fueron asesinadas.
Sábado 23 de mayo de 2015
Otro polémico fallo de los jueces Horacio Piombo y Benjamín Sal Llargués vuelve a ser noticia. Esta vez, decidieron bajarle la pena a 13 años a un violador serial. Se trata de los mismo magistrados que le habían reducido la condena al violador de un nene por considerar que el chico “era gay”.

En este caso, el abusador Juan Carlos Riso atacaba a jóvenes pasajeras que se subían a su taxi a la salida de recitales. El agresor las amenazaba y las violaba en los bosques de Ezeiza. Además, ya contaba con antecedentes de abuso sexal.

El taxista había sido condenado a 38 años de prisión, pero cuando la causa llegó a la Cámara de Casación “los jueces de la vergüenza” le bajaron la pena a 25 años.

Los magistrados entendieron que no es un agravante que los ataques hayan ocurrido en un taxi. En el caso de la víctima atacada con un destornillador, consideraron que esa lesión forma parte de la violencia del asalto por sí mismo y no califica como otro delito.

Finalmente, el fallo considera que "la pena que le habían aplicado es excesivamente severa, teniendo en cuenta que no gravitan ilícitos tales que impliquen la muerte de una persona". Es decir: los magistrados consideraron que la pena es muy elevada porque las víctimas no llegaron a ser asesinadas.