Comenzaron los festejos por la Semana de Mayo en el centro

La celebración durará todo el fin de semana y terminará con un discurso de Cristina Kirchner donde repasará su mandato. Aquí, el cronograma de actividades.
Sábado 23 de mayo de 2015
La celebración concluirá el lunes con la cuarta y última jornada musical y un acto encabezado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La Plaza de Mayo congregó en el escenario una variedad de expresiones que -acaso sin justificación desde la historia, formas, lenguajes y estilos- se acomodan todas por igual bajo el rótulo de tango.

La originalidad compositiva de Diego Schissi, las búsquedas de la Orquesta Rascacielos, el lenguaje electrónico de Tanghetto, la voz áspera con reminiscencias rockeras de Omar Mollo, el modernismo de Escalandrum, el movimientismo post '90 de La Chicana y los gestos clásicos de Guillemo Fernández convivieron en el escenario.

Claro que el tango resiste (y hasta reclama si abrevamos en su origen) la confluencia de lenguajes, no todas las expresiones que fueron enunciadas admiten transitar las mismas tradiciones.


Miles de personas disfrutan de los shows gratuitos en Plaza de Mayo


El título "tango" es, allí, un territorio de disputa. Y la Plaza -con su desparpajo en convocatoria- fue un espacio de reproducción de esa misma confrontación simbólica que lleva más de dos décadas.

No se trata en modo alguno de repetir un molde. Pues es difícil, por caso, excluir de la tradición tanguera a la demostración de originalidad compositiva que acreditó en la Plaza el quinteto conducido por el pianista Diego Schissi, que no se parece a nada de lo que constituye el arquetipo de la estética.

Su irreverencia compositiva no lo confronta con la tradición sino que, por el contrario, lo ubica en al frente de esa tradición.

Así se reflejó esta noche con la interpretación de "Astor de pibe", composición de Schissi con obvias referencias y que expresa los lugares donde los músicos de tango pueden afirmarse en relación con el ejercicio del oficio en la era post-piazzolleana.

También con "Liquido 3" y "Líquido 5", emblemas de un memorable disco, "Tongos, tangos improbables" con el que Schissi deconstruyó en su momento el lenguaje de la tradición tanguera con inclusión, claro, del universo del vals y la milonga.

Esa apuesta -una audacia para los criterios habituales de un festival popular- fue apoyada en el escenario por una formación integrada por Guillermo Rubino (Violín), Santiago Segret (Bandoneón), Ismael Grossman (Guitarra) y Juan Pablo Navarro (Contrabajo), algunos de los más valiosos músicos de este tiempo.

Nada de eso parece conciliarse con la propuesta de Tanghetto, que también cultiva la fusión del tango, con menos audacia, pero a la vez arrojada muy lejos de los sedimentos que dicen cultivar.
Con un exitoso y frondoso camino en ele exterior, Tanghetto, el colectivo liderado por Max Masri, elige unos timbres y una nomenclatura que evoca lo que al mismo tiempo su sonoridad distancia.

Otra forma de cultivar el desparpajo, acaso desde la actitud, la autogestión o el coraje para animarse a desarmar las estructuras consagradas en las décadas de oro fue la que mostró La Chicana, una formación con 15 años de tránsito en el manoseado universo del "tango nuevo" y encabezada por Dolores Solá y Acho Estol.

Sea en la interpretación clásica del tango -que bien les calza- como en sus apuestas a la composición de Estol, La Chicana emerge bien parada -como anoche, donde inauguró su rutina con "Revolución o Picnic" y que entregó algunos hitos de su historia, como una celebrada versión de "La Patota". El mismo prisma puede utilizarse para Omar Mollo, que levantó a la Plaza con su versión de "Afiches".

A su turno, la herencia musical de Piazzolla fue evocada Escalandrum, la formación encabezada por su nieto baterista, Daniel.

"Oblivion" y "Adiós Nonino" fueron algunos de las obras interpretadas por Nicolás Guerschberg (piano), Mariano Sívori (contrabajo), Gustavo Musso (saxo alto y soprano), Damián Fogiel (saxo tenor) y Martín Pantyrer (clarinete bajo y saxo barítono).

De la misma herencia el cantor Guillermo Fernández interpretó "Renaceré", pero también "Cambalache" (Discépolo) y "Deseo" (Fernández).

El cierre de la noche, sin embargo, estuvo a cargo de Oscar "Chaqueño" Palavecino, folclorista forjado en maratónicas presentaciones festivaleras casi sin respiro entre canción y canción.

LA CELEBRACIÓN DE LA REVOLUCIÓN DE MAYO CONTINUARÁ HASTA EL LUNES CON EL SIGUIENTE PROGRAMA:

Sábado 23: De 16 a 23.30: Bigolates de Chocote, Banda Maravillosa Música: Nada Más y Nada Menos, Tal Cual, Cuino Scornik, Alerta Pachuca, Cosmo, Morbo y Mambo, Utopians, Perota Chingó, Benito Malacalza, Lucio Mantel, Pablo Dacal, Julieta y Los Espíritus, La Franela, Richard Coleman Acústico, Banda de Turistas, Onda Vaga y IKV.

Domingo 24: De 16 a 23.30: Banda Maravillosa Música: Raíz y Canto, Karavana, Florencia Gini, María y Cosecha, Mavi Díaz - Las Folkies, Mariana Baraj, Arbolito, Orozco Barrientos, Liliana Herrero, Dúo Coplanacu, "Se trata de Nosotras" (con Luciana Jury, Liliana Herrero, Miss Bolivia, Sara Mamani, Soema Montenegro, Barbarita Palacios, Camila López, Andrea Álvarez, Georgina Hassan y Sofía Viola), "Traigo un pueblo en mi voz. Homenaje a Mercedes Sosa" (con Peteco Carabajal, Bruno Arias, Nahuel Penisi, Horacio Fontova, Julia Zenko, Mariana Baraj, David Lebón, Raúl Porchetto y dirección musical de Popi Spatocco), La Bomba de Tiempo y Alex Campos.

Lunes 25: De 16 a 23.30: Orquesta Niños x 500, Banda de Zamba + La Colmenita, Un Segundo es Demasiado, Tamesis, Víctor Heredia, Agarrate Catalina, Ana Prada, Buena Vista Social Club, Amortiguador: Dj Diamante + C.A.D., Himno - Homenaje a Gardel - 80 Años, La Romy Dj, "Canciones prohibidas" (con Chino Laborde, Pablo Dacal, Tonolec, Faauna + Alika, Fabi Cantilo + David Lebón + Fer Isella, Javier Malosetti, Emilio del Guercio, Ignacio Montoya Carlotto + Palo Pandolfo, Leo García + Litto Nebbia), y Bersuit.