Trasladan el sable corvo de San Martín

Será llevado desde el Regimiento de Granaderos a Caballo hasta el Museo Histórico Nacional.
Sábado 23 de mayo de 2015
La presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, encabezará este domingo a las 14, el acto en el cual el Museo Histórico Nacional recibirá, luego de 48 años, el sable corvo del general José de San Martín que actualmente se encuentra en el Regimiento de Granaderos a Caballo.

El traslado comenzará a las 11 con un desfile patrio con la cureña que trasladará el sable en un recorrido por las calles Luis María Campos, Int. Bullrich, avenidas del Libertador, Leandro Alem, Rivadavia, Bolívar, Yrigoyen, Paseo Colón, hasta llegar a Parque Lezama. En medio del recorrido se realizará una parada en la Catedral Metropolitana, sitio donde descansan los restos del Libertador.

El sable es el arma que acompañó a San Martín durante la Guerra de la Independencia y que legó a Juan Manuel de Rosas, hasta que sus descendientes decidieron donarlo al Estado Nacional, en 1897, bajo custodia del Museo Histórico Nacional, donde durante casi siete décadas fue exhibida en una de sus salas.

Los agitados años 60 le devolvieron un protagonismo inesperado cuando -durante la proscripción del peronismo- el corvo fue apropiado en dos oportunidades por integrantes de la Resistencia Peronista, cuyo objetivo era el de marcar la línea histórica que unía a San Martín, Rosas y Perón, y recuperado en las dos ocasiones, hasta que en 1967 el dictador Juan Carlos Onganía quitó la custodia del sable al Museo.

Con su traslado al Museo Histórico Nacional, la espada podrá ser apreciada por todo el público en una sala especialmente diseñada con modernas medidas de seguridad y conservación.

El sable estará rodeado por las armas de Manuel Belgrano, Manuel Dorrego, Juan Manuel de Rosas y Guillermo Brown -entre otras- y el espacio estará custodiado por efectivos del Regimiento de Granaderos a Caballo, en homenaje al prócer.

Como antesala, una sala contigua exhibirá boleadoras, armas de fuego y puñales, las armas anónimas del pueblo, de aquellos que lucharon por la libertad.