“Ningún dirigente de fútbol solucionará el tema barras”

“Hemos hecho más de ocho denuncias en fiscalías. Teníamos derecho de admisión de las barras. No le encontramos solución y por eso ni siquiera nos presentamos a elecciones”, dijo Gustavo Lacanna.
Martes 26 de mayo de 2015

Gustavo Lacanna fue presidente de Nueva Chicago luego del hecho de violencia que tuvo una de las mayores sanciones de la historia del fútbol argentino. Habló con Diego Codini, Melisa Zurita, Graciana Olivieri e Ignacio Damonte en “26 Directo” de Canal 26 luego de que se conociera el asesinato del barrabrava del “Torito” Sergio “Gamuza” Vera, a manos de un miembro del grupo de violentos de Vélez Sarsfield.

“Hemos hecho más de ocho denuncias en fiscalías. Teníamos derecho de admisión de las barras. No le encontramos solución a este tema y por eso ni siquiera nos presentamos a elecciones cuando terminó mi mandato”, dijo el expresidente del “Torito”.

Nueva Chicago sufrió el descuento de veinte puntos para la temporada 2007/2008 de la Primera B Nacional de fútbol, tras los incidentes que registraron sus simpatizantes en el partido que 25 de junio de 2007 perdió ante Tigre por 2 a 1, en Mataderos, por la vuelta de la promoción, en el que murió un hincha del club de Victoria. El verdinegro descendió tras ese encuentro y por la sanción volvió a perder la categoría al año siguiente. El presidente de ese entonces, Antonio Filomeno, luego le dejó el cargo a Lacanna quien mantuvo otra política con respecto a los violentos.

“Eramos las ovejas negras. Decíamos que no les dábamos nada. Ni camisetas, ni entradas, ni micros aunque no había público visitante. Así y todo no lo pudimos derrotar”, cuenta Lacanna.

La barra brava histórica es la de Los Perales, que lleva ese nombre por el barrio de monoblocks cercano a la cancha, donde viven la mayoría de sus integrantes. En 2007, cuando el equipo se fue al descenso bajo la presidencia de Antonio Filomeno, alguno de sus miembros asesinó al hincha de Tigre Marcelo Cejas, crimen que no tuvo ningún condenado. Al año siguiente fue baleado El Gusano, histórico “jefe”, lo que terminó de desatar las internas entre los propios hinchas. Ya bajo la presidencia de Gustavo Lacanna, Los Perales fueron perdiendo poder, aunque siguieron manteniendo la hegemonía y ocupaban el lugar central en la tribuna local. La idea de Lacanna fue minar la fuerza de Los Perales a costa del crecimiento de Las Antenas.

Sobre la interna de la barra, Lacanna sostiene que “eso comenzó cuando se terminó el público visitante. No en Nueva Chicago si no que en todos los clubes. Parece una adicción a la violencia. Ningún dirigente de fútbol puede solucionar el tema de las barras. De hecho, la dirigencia lo padece”.

Familiares de Vera negaron que la víctima haya sido miembro de la barra de Chicago y precisaron que con el homicida eran amigos desde hacía unos 15 años y hasta habían “compartido vacaciones juntos”. De momento, el agresor se mantiene prófugo mientras que en la comisaría 48 se instruyeron actuaciones por "homicidio".