Murió tras tomar pastilla para regular su menstruación

La joven, de 21 años, venía tomando un anticonceptivo desde hacía tres semanas por fallas en su ciclo menstrual.
Miércoles 27 de mayo de 2015

Tenía solo 21 años, muchos sueños por cumplir y una preciosa vida por delante, pero Fallan Kurek no podrá disfrutarla porque hace escasas semanas fue declarada muerta cerebralmente y sus padres tomaron la dura decisión de desconectarla de la máquina que aún la unía a la vida. La joven no sufría ningún problema de salud ni nada por el estilo, la única causa que explica su inexplicable muerte es la pastilla anticonceptiva que había empezado a tomar 3 semanas antes en Staffordshire (Inglaterra). Ahora sus padres han decidido contar su historia para poder salvar otras vidas.


A Fallan le recetaron la píldora para poder regular sus períodos menstruales como a miles y miles de mujeres en el mundo, pero desde el principio las cosas no funcionaban como debían. Tenía que tomarla durante tres meses y luego realizar un periodo de descanso, sin embargo a los pocos días ya empezó a sufrir los primeros efectos secundarios con dolor en piernas y costillas. También se quedaba sin aliento. Pero cuando fueron al hospital nadie se dio cuenta que podía ser una reacción a las pastillas y tras realizarla un electrocardiograma la mandaron para casa.

Pero el tiempo para la joven se estaba acabando y solo cuatro días después, tras tomar la píldora, Fallan perdió el conocimiento. Volvió a ser trasladada al centro hospitalario donde ya empezaron las primeras sospechas de que podía ser una reacción al medicamento.Foto homenaje a Fallan (Facebook)


La exploración encontró un gran coágulo en el pulmón que estaba provocando problemas en el corazón. Tres días más tarde sufrió un ataque y su cerebro murió, apagando entonces sus padres la máquina.

"Solo lo necesitaba para regular sus períodos. No podía creer que nadie nos hubiese dicho que la pastilla podía hacer esto. Debería decir en el envase y en la etiqueta que puede matar", relató la madre al Birmingham Mail.

Son conscientes de que no pueden traer de vuelta a Fallan, pero los padres están decididos a dar a conocer el caso de su hija para que la gente sea consciente de los verdaderos peligros de la píldora anticonceptiva y así poder evitar que más chicas inocentes fallezcan.

"Saben que la pastilla puede crear coágulos de sangre. No podemos tenerla de nuevo, lo único que podemos hacer es quizás salvar otra vida", manifiestan.

Para las autoridades este tipo de métodos anticonceptivos son seguros, pero no cabe duda que este caso va a aumentar las dudas entre las consumidoras y va a hacer que se mire con lupa cualquier caso. Desgraciadamente Fallan ha sido el último de ellos.