El fiscal del caso Dalmasso se apartó de la causa

Fue cuestionado por el Observatorio de Derechos Humanos; el crimen de la mujer de Río Cuarto lleva ocho años y sigue impune.
Viernes 29 de mayo de 2015
A los ocho años del asesinato de Nora Dalmasso en la ciudad de Río Cuarto el caso sigue impune y la investigación sin brújula. El fiscal de la causa, Javier Di Santo -cuestionado por el Observatorio de Derechos Humanos- resolvió apartarse para "darle transparencia al proceso". Es el juez Daniel Muñoz quien debe resolver.

El cuerpo de Dalmasso fue encontrado el 26 de noviembre de 2006 en la cama de su hijo en su casa de barrio Villa Golf en Río Cuarto. Estaba desnuda y había sido ahorcada con el cinto de una bata. Las pruebas indican que la habían matado en la madrugada del sábado 25, después de que regresara de una cena con amigas. Su marido, Marcelo Macarrón, estaba jugando un torneo de golf en Punta del Este.

Di Santo está al frente de la investigación -cuyo expediente acumula 20 cuerpos de prueba- desde el primer día. En la nota enviada al juez Muñoz señala su "compromiso permanente con la causa, la que pese a no estar exenta de críticas mediáticas, me fue ratificada la confianza a la cabeza de la pesquisa por mis superiores jerárquicos, quienes en el transcurso de la investigación, y hasta el momento, ninguna observación manifestaron tendiente a apartarme del proceso".

Siempre dijo que investigó "todo", pero lo cierto es que hace casi tres años que la causa no se mueve. La última medida importante fue el sobreseimiento definitivo del hijo de Nora, Facundo Macarrón, quien llegó a estar imputado por presunto abuso sexual y homicidio.

En 2011 había quedado desvinculado el "perejil" Gastón Zárate, un pintor que estuvo detenido un día y que fue señalado por un testigo con problemas mentales.

El Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad Nacional de Río Cuarto acusó a Di Santo de haber incurrido en una "omisión de persecución a los delincuentes". Por ese escrito el fiscal Julio Rivero abrió una investigación penal para determinar si hubo delito.

Di Santo anunció su apartamiento por ese motivo. "Puesta en sospecha mi imparcialidad con la interposición de una denuncia, circunstancias que desde ya niego pues ninguna circunstancia o motivo advierto que pueda poner en duda mi esfuerzo, mi compromiso con la verdad, ni la ecuanimidad que he dispensado a las partes en el tratamiento personal como jurídico dentro y fuera del proceso, lo cierto es que en miras a garantizar su total transparencia, me veo en la obligación de no seguir entendiendo en lo relacionado al homicidio de Nora Raquel Dalmasso", indica en su presentación ante el Juez de Control que reproduce Telediario Digital de Río Cuarto.

El crimen -con algunos puntos en común con el de María Marta García Belsunce por el impacto en la opinión pública- estuvo siempre rodeado de rumores y trascendidos, como la existencia de un presunto amante relacionado con el poder político.