En lugar de ser expulsadas, las "cadetas tumberas" serán arrestadas durante siete días

Las aspirantes a policías, de 18 años, elogiaban en sus cuentas de Facebook a los "rochos" y empleaban "jerga delictiva" en sus posteos. Estos textos provocaron el enojo de la cúpula al entender que "no es la forma en la que un futuro oficial o suboficial se tiene que expresar, así sea en las redes sociales".
Sábado 30 de mayo de 2015


Las autoridades de Escuela "Comisario General Juan Angel Pirker" de la Policía Federal dieron a las dos cadetas de 18 años que utilizando lenguaje "tumbero" elogiaban en sus cuentas de Facebook a delincuentes, siete días de arresto, lo que generó malestar entre los uniformados que esperaban se concretara la expulsión anunciada en un primer momento.

Según publicó el blog Policiales Ahora, en las últimas horas las autoridades del colegio decidieron dar marcha atrás con lasexpulsiones y solo les dieron siete días de arresto a ambas cadetes.

De acuerdo a fuentes policiales, las dos chicas, cuyos nombres no fueron dados a conocer, mantuvieron un diálogo en la red social Facebook que tras ser visto por muchas personas llegó a los altos jefes, quienes de inmediato ordenaron a los directores de la escuela darle la baja a ambas cadetas.

"Cuando entré a la escuela dije estas son todas re chetas, estas se la re dan de mamita, no me voy a llevar con ninguna, ninguna es como yo, y nooo acá estás vos bien loca como yo, bien berretina como yo, somos hermanas perdidas diría yo, tenemos los mismos gustos, las dos amamos a Tito, las dos amamos los rochos y no sé que más en fin, gila sos la única persona bien segundera que tengo por el momento, y diría la única persona que le cuento absolutamente todo detalladamente! Gracias por subirme el ánimo siempre, por escucharme y cantar conmigo, gracias por ser como yo lora ! Te hiciste querer una banda y nada, mucho amor ya fue!", fue el mensaje que una de las cadete le dedicó a la otra usando el teléfono celular.

"Ah listo, pintó el llanto, sos hermosa gracias a vos por confiar en mí y contarme tus cosas, gracias por escucharme y segundiarme para cantar los temas del amor de mi vida Roberto Omar. Gracias por hablar de vino, drogas, berretines de los wachos, la ranchada los point, y ropa deportiva. Nada mejor que
tenerte en mi habitación. Te amo POPUTONA", fue la respuesta de su compañera.

Estos textos provocaron el enojo de la cúpula al entender que "no es la forma en la que un futuro oficial o suboficial se tiene que expresar, así sea en las redes sociales".

Entre las palabras usadas aparecen algunas usadas por los presos o aquellos que cumplieron alguna condena, también llamadas palabras "tumberas".

Entre ellas aparecen "berretina" (caprichosa), "segundera" (que te acompaña) y otras que no fueron consideradas adecuadas como "gila" y "lora".

Sin embargo, la frase que más había enfurecido a los jefes fue "las dos amamos los rochos (delincuentes, chorros), las drogas".

De inmediato, se anunció que se les daba de baja mediante el proceso habitual para hacerlo con una cadete en esa escuela, al tiempo que se pidió a las autoridades del colegio de Oficiales y del de Suboficiales poner especial atención a los aspirantes que ingresan "para evitar este tipo de comportamientos en adelante".

Sin embargo, según publicó el blog Policiales Ahora en las últimas horas las autoridades del colegio decidieron dar marcha atrás con las expulsiones y solo les dieron siete días de arresto a ambas cadetes, lo que generó malestar entre los policías que se enteraron de la medida.

"Encima que fallan los filtros para el ingreso deciden dejar a estas dos chicas que aman a los delincuentes. Después no nos quejemos cuando aparecen los poliladrones. Y hablamos de la escuela de oficiales, futuros comisarios, comisarios inspectores, comisarios mayores y comisarios generales. Eso sí, para darle la baja a una cadete que la atacan los fantasmas están enseguida atentos, pero para esto no. Algo está fallando", reveló el comisario de una de las seccionales porteñas de la Federal.

Resta saber ahora cómo tomará esta polémica decisión la cúpula de la Policía Federal, ya que la decisión causó mucho malestar entre los uniformados.