Lanús derrotó a Olimpo en "la Fortaleza" del Sur

Con la efectividad de un afilado Lautaro Acosta para definir las dos chances que tuvo, Lanús le ganó con mucha facilidad a Olimpo por 2 a 0 en el estadio Néstor Díaz Pérez, por la décimo cuarta fecha del torneo.
Lunes 1 de junio de 2015

Los goles fueron convertidos por el "Laucha", a los 13 y 45 minutos del primer tiempo, el primero de cabeza y el restante como consecuencia de un grosero error defensivo del rival.

Aún sin jugar bien, Lanús fue efectivo y se vio beneficiado por las limitaciones de un Olimpo que dejó una muy pálida imagen.

Con muy poco, Lanús se la rebuscó para lastimar a un rival bastante limitado y que no le pudo crear peligro casi nunca.

Lo mejor del local se vio en el primer cuarto de hora, cuando pudo manejar la pelota con criterio a partir de Jorge Ortiz y utilizar el ancho del campo.

En la primera oportunidad que tuvo, el "Granate" se puso arriba: Junior Benítez metió un pase profundo, el "Marciano" Ortiz un centro atrás y Acosta cabeceó al gol.

Con la ventaja en el bolsillo, el local dejó de manejar la pelota y le permitió a Olimpo instalarse en su campo y le entregó el protagonismo.

Sin embargo, el visitante sólo mostró a un inquieto Joel Amoroso con buena velocidad y gambeta, pero su soledad no alcanzó para acercarse a Monetti.

Acostumbrado más a defenderse y no tener que hacerse cargo de la iniciativa, Olimpo no se sintió cómodo al tener que ser protagonista y no tuvo lucidez para abrir a un Lanús que le regaló la iniciativa.

Para colmo de males, un error infantil terminó por darle servido en bandeja el segundo tanto a Lautaro Acosta.

Sills le dio un pase corto a Moiraghi, que mostró una lenta reacción y vio cómo el "Laucha" le robaba la pelota para rematar al gol.

En el complemento, Diego Osella sacó a Juan Quiroga (defensor) y colocó a Joel Acosta (delantero) para tratar de tener más profundidad.

Sin embargo, Olimpo no contó con inteligencia para quebrar a un Lanús que por momentos le regaló la pelota y en otros optó por hacerla circular, aunque sin profundidad para lastimar.

El conjunto bahiense sólo tuvo claridad cuando el balón pasó por los pies de Encina, el único que colocó algún pase filtrado para romper el cerrojo defensivo, aunque su juego fue muy discontinuo.

De esta manera, el "Sapito" hizo una jugada personal y remató al arco y en otra asistió a Joel Acosta, pero ambas definiciones fueron bien contenidas por Monetti.

Con un Lanús que ni siquiera hizo el esfuerzo por aumentar el marcador, el tiempo se fue consumiendo a un Olimpo que volvió a dejar en claro que sufre una gran anemia ofensiva debido a que en 11 de 14 partidos no pudo siquiera convertir un gol.