Argentina rechazó volver a negociar con fondos buitres

El gobierno argentino rechazó el pedido del mediador Daniel Pollack.
Lunes 1 de junio de 2015
El gobierno sostuvo que los fondos buitres que demandan a la Argentina "dicen querer resolver este conflicto de manera consensuada, pero han incrementado sus ataques injustificados sobre la República tanto dentro como fuera del tribunal".

La carta de respuesta a Pollack, difundida por el Palacio de Hacienda, alega también la imposibilidad de negociar "por la falta de confianza de la República en que sea usted quien supervise un proceso de negociación", al criticar al mediador.

La Argentina advirtió que "hasta que las demandantes no cesen su conducta de hostigamiento no estarán dadas las circunstancias para entablar ningún tipo de negociación con ellas".

La respuesta firmada por el abogado que representa a la Argentina en los tribunales norteamericanos, Carmine Boccuzzi, le informa a Pollack que la Argentina "luego de estudiar
detenidamente la situación, ha concluido que no es posible entablar negociaciones en este momento con motivo de la persistencia de las demandantes en llevar adelante conductas que afectan a la República".

Bocuzzi le señala también a Pollack que la negativa a negociar es "por la falta de confianza de la República en que sea usted quien supervise un proceso de negociación".

"Las demandantes (NML Capital, Ltd y otros) dicen querer resolver este conflicto de manera consensuada, pero han incrementado sus ataques injustificados sobre la República tanto dentro como fuera del tribunal", señala la carta entregada al mediador.

Sostiene que los fondos buitres "han pretendido obtener órdenes de congelamiento de bienes diplomáticos sujetos a inmunidad (lo más reciente fue lo ocurrido en Francia y en Bélgica) e impedir emisiones de deuda local claramente legítima".

El gobierno acusó también a los fondos especulativos de haber "intentado intimidar a varias terceras partes, inundándolos con citaciones donde les solicitan información irrelevante para estos procedimientos como también, entendemos, amenazándolos y hostigándolos y, además, han realizado amenazas infundadas de iniciar más demandas".

El gobierno criticó también "el sorprendente comunicado de prensa de Aurelius del 22 de abril de 2015, donde realizó la infundada declaración de que cualquier comprador de la deuda de la República devendría en parte demandada en un litigio iniciado por Aurelius (y que pretendió imponer obligaciones de retención de documentos sobre cada tenedor de deuda de la República)".

La carta le recuerda también a Pollack que "desde la emisión del provocativo comunicado en donde usted declaró que había ocurrido un "Default" y que los "ciudadanos argentinos" eran las "víctimas reales", la República no ha tenido confianza en su supervisión en ningún proceso de negociación".

Argentina fundamentó también el pedido de volver a negociar por el último comunicado emitido por Pollack en febrero en febrero pasado "donde reveló al público general información confidencial sobre el estado de las comunicaciones que existía entre las partes".

"La República entiende que este proceso no es productivo o justo, y también por este motivo rechaza la supuesta invitación de las demandantes" agrega la misiva entregada a Pollack.

En la carta el gobierno reiteró su posición de "entablar negociaciones" para llegar "a un acuerdo justo, equitativo, legal y sustentable con el 100% de sus acreedores".

No obstante le advierte a los fondos buitres que "hasta que los demandantes no cesen con el hostigamiento hacia la República, entre otras cosas, removiendo sus injustificados esfuerzos de "congelamiento" contra los bienes diplomáticos de la República en Francia y en Bélgica, y desistiendo de su incesante abuso del proceso de discovery y de su campaña mediática, no será posible entablar ningún diálogo serio".