Murió tras negarse a recibir transfusión de sangre

Mercedes Pucheta, quien profesaba el culto de los Testigos de Jehová, fue atropellada y sufrió graves traumatismos de cráneo. Por sus creencias religiosas, se había negado a una transfusión de sangre.
Miércoles 3 de junio de 2015
Una mujer de 60 años que tras sufrir un grave accidente vial se negó a recibir una transfusión de sangre por sus creencias religiosas murió hoy en el Hospital Escuela de la ciudad de Corrientes.

"La mujer falleció esta madrugada, ya se le avisó a los familiares", informó el director asociado de ese centro de salud, Alfredo Revidatti, quien había adelantado hace dos días que el estado de la paciente era "irreversible", a raíz de la imposibilidad de ser sometida a una transfusión.

Mercedes Pucheta, quien profesaba el culto de los Testigos de Jehová, fue atropellada por un vehículo el pasado jueves en la intersección de 3 de Abril y Mendoza de la ciudad de Corrientes y sufrió graves traumatismos de cráneo.

Al día siguiente los médicos programaron una intervención quirúrgica, pero la familia de la víctima y asesores legales de la confesión religiosa presentaron ante las autoridades del hospital un documento que previamente había firmado la mujer ante escribano prohibiendo que se le practicara transfusiones de sangre.

"Podríamos haberla salvado, pero nos quedó ese gusto amargo en la boca, a pesar de que la mujer dijo que no y eso prima por sobre todo, pero no podíamos operar", enfatizó Revidatti, en declaraciones a radio Dos de Corrientes, El directivo aseveró que "el cuadro era complejo y delicado", al tiempo que lamentó el hecho de que "no se pudo trabajar en concordancia con la familia, que confrontó con la dirección del hospital todo el tiempo".

"Solo teníamos el poder de los testigos de Jehová, ella nunca estuvo consciente", acotó Revidatti.
De todas formas, los cirujanos reevaluaron a la paciente durante las últimas horas e incluso "se volvió a replantear la cirugía, pero se decidió no hacerlo por el estado que tenía", aseguró.

Por su parte, familiares de Pucheta, con el respaldo de asesores legales de la iglesia de los Testigos de Jehová, habían denunciado públicamente a las autoridades del Hospital Escuela, por supuestas demoras en la atención de la paciente y la negativa de los médicos a intervenirla quirúrgicamente utilizando técnicas alternativas a la transfusión sanguínea.