“Jueces creen que estigmatiza ponerle pulsera al agresor”

La periodista Romina Manguel, una de las que comenzó con la convocatoria a la marcha del 3 de junio, habló con Maxi Montenegro en “Al Máximo” de radio Latina.
Miércoles 3 de junio de 2015

Fuerte la nota que hoy escribís en La Nación. ¿Cómo se hace para evitar estos femicidios? ¿Cómo se hace para evitar estas muertes? Cuando muchas veces el agresor está al lado de esa mujer...

Y muchas veces, termina peor porque solamente el sentido común te marca que, a ver vos imaginate que estás viviendo con un agresor y con coraje te metés en el laberinto judicial que cada día es más fácil pero sigue siendo muy complejo de denunciarlo, y después tenés que seguir conviviendo con ese agresor que además ya sabe que fue denunciado. En general estas historias no terminan bien. La verdad es que la Ofician de Violencia Doméstica trabaja mucho y bien. Hay jueces que en 24 horas excluyen del hogar al agresor pero eso es en la Capital Federal. Hay provincias en las que para tramitar una exclusión del hogar tarda más de tres meses. Por un lado a la mujer la alientan para que denuncie pero cuando lo hace qué hacemos. No podemos poner un patrullero o un ángel de la guarda en la puerta de la casa de cada mujer.

Pero se puede avanzar. Por un lado se pueden agilizar los trámites judiciales para excluir del hogar al agresor. Decís que es Ciudad de Buenos Aires lo resuelven en 24 horas pero en las provincias tardan hasta seis meses. Eso hay que corregirlo...

Después está lo que hay que hacer de parte de la sociedad civil. Nosotros estamos interpelando al Estado, a la Justicia, a los gobiernos. Pero los números son impresionantes. De 58 mil denuncias que se hacen las mujeres por agresión, la gran mayoría la hacen ellas. De esas 58 mil, 22 vecinos solamente fueron a la Justicia para atestiguar que a esas mujeres las golpean o las maltratan.

Menos del 1% de las denuncias han surgido del entorno...

Mirá, yo te hablo de los vecinos o del entorno. Sólo 6 de las 58 mil tuvieron que ver con gente del ámbito de la salud. Un enfermero que la tuvo que curar o ponerle un yeso. De ellos sólo seis fueron los que se presentaron ante la Justicia. Todavía el agresor me parece que puede manejarse porque está parado en el enorme silencio. Recién ahora los jueces y fiscales empiezan a llamar a los vecinos.

Es increíble que sigamos con esto de que se estigmatiza al que tiene una pulsera. Lo que pasó a esta maestra en el jardín, a la mujer en el bar de Caballito, a otra chica que todavía está muy grave por un escopetazo en la espalda en una peatonal, lo de esta médica de Puerto Madero... Uno dice... ¿Cómo hace la policía para hacer un seguimiento? Por algo existen los elementos tecnológicos. Lo que hay que garantizar es la vida de la mujer y de sus hijos. ¿De qué garantismo hablamos?

Coincido. Recién mencionabas a los hijos. Sólo el año pasado 400 chicos quedaron huérfanos de madre por violencia de género. Hay jueces que entendieron esto como estigmatizante y la discusión va a seguir. El botón antipánico funciona bien en Tigre o en Capital Federal pero no siempre pueden accionarlo. Es muy difícil. Hay que conocer los casos. Hay una situación psicológica de pensar que viene a solucionar las cosas y cuando ya lo tenés enfrente y le abrís la puerta de tu casa.