Corrupción: las verdades que hundieron a la FIFA de Blatter

El estadounidense Chuck Blazer, el "topo" que desnudó los manejos de la federación internacional, confirmó la existencia de sobornos y arreglos durante la gestión del suizo.
Jueves 4 de junio de 2015

El estadounidense Chuck Blazer, antiguo alto dirigente de la FIFA, reconoció la existencia de sobornos que fueron pagados durante el proceso de adjudicación de las Copas del Mundo de 1998 y 2010, una nueva bomba después de la sorpresiva renuncia de Joseph Blatter.

Las revelaciones del Blazer, la cara del fútbol de Estados Unidos y la Concacaf entre 1991 y 2013, fueron hechas públicas el miércoles por la justicia federal de Nueva York, en una causa abierta iniciada en noviembre de 2013 cuando el exdirigente confesó esos delitos al declararse culpable de corrupción.

La publicación de los documentos adquiere una relevancia de marca mayor en medio del escándalo sin precedentes que sacudió a la Federación Internacional de Fútbol (FIFA), dejando la semana pasada a nueve miembros actuales o pasados del organismo imputados por el mismo delito y que desencadenaron en un terremoto con la renuncia de Blatter el martes.

"En o alrededor de 1992 me puse de acuerdo con otras personas para facilitar aceptar un soborno en relación con la selección de la nación anfitriona de la Copa del Mundo de 1998", dijo Blazer, según la transcripción de esa audiencia, donde se le leyeron los cargos en su contra.

"Desde 2004 hasta 2011, yo y otros miembros del comité ejecutivo de la FIFA acordamos aceptar sobornos en relación con la selección de Sudáfrica como nación anfitriona de la Copa del Mundo de 2010", declaró el exdirigente en otro momento de su presentación ante el juez.