Nuevo ataque de gas pimienta en una escuela

Alumnos y una maestra quedaron en observación tras sufrir irritación en vías respiratorias y ojos, que provocaron tos y broncoespasmo.
Viernes 5 de junio de 2015
Más de 40 alumnos de un establecimiento educativo de la localidad bonaerense de Florencio Varela resultaron intoxicados al inhalar un gas irritante arrojado como parte de los festejos por el último año escolar de un grupo de jóvenes de la secundaria.

El hecho se registró ayer al mediodía en el Instituto Sallarés, ubicado en la intersección de las calles España y Aristóbulo del Valle y un fuerte operativo se montó en el lugar con personal de Defensa Civil, Bomberos Voluntarios, la Guardia Urbana y el Servicio de Urgencias Médicas (SUME) para poder asistir a los afectados.

Los damnificados sufrieron síntomas de irritación en las vías respiratorias y en los ojos, que provocaron tos y hasta broncoespasmos.

Los más afectados, 23 alumnos y una maestra, quedaron en estado de observación en el Hospital Mi Pueblo, donde informaron que se encontraban estables.

Según se explicó, quienes lanzaron la sustancia química forman parte del turno mañana y arrojaron el gas pimienta en baños, paredes, el patio y un pasillo interno, minutos antes de retirarse del establecimiento.

Hasta ese momento, sólo cuatro alumnos de la Primaria habían resultado afectados.

Sin embargo, pasadas las 13.00, y a contramano de las recomendaciones de los bomberos, desde el colegio dieron la orden para que ingresen todos los estudiantes del turno tarde.

Fue entonces que el número de intoxicados aumentó considerablemente y, recién en ese momento, las autoridades escolares decidieron evacuar por completo el edificio y llamar a los padres de los alumnos.

"Como mi salón esta justo arriba del patio, nos hicieron cerrar todas las ventanas. Pero algunos se empezaron a descomponer y comenzaron a llamar a los padres para que nos vayan a buscar", xplicó una alumna.

Cecilia Robledo, madre de una niña de segundo grado, agregó "lleve a mi nena que entra a las 12.50 y me encontré con policías, bomberos y ambulancias. Pero dejaron entrar a los chicos y decían que no era nada, que tenían clases igual. Dejé que entre mi hija y me quedé afuera, hasta que empezaron a sacar chicos para oxigenarlos en las ambulancias".

Por su parte, El doctor Mario Rodríguez, secretario de Salud del Municipio de Varela, sostuvo "esperemos que este tipo de conductas no se repita entre nuestros jóvenes, porque lo que para ellos es una broma toma dimensiones de peligro".