Caniche toy evitó "entradera" a la casa de sus dueños

La mascota escapó cuando dos delincuentes armados ingresaron por la fuerza a la vivienda. Su presencia en la vereda llamó la atención de un policía, que frustró el asalto.
Martes 9 de junio de 2015
Un pequeño caniche toy cuya presencia en la vereda llamó la atención a policías permitió detener a dos delincuentes que realizaban una "entradera" en una casa de la neuquina localidad de Cutral Có.

El pequeño perro escapó cuando los dos delincuentes armados ingresaron por la fuerza a la vivienda de un conocido comerciante, donde se encontraban su esposa y dos hijas menores.

A los policías de una patrulla de la cuadrícula les llamó la atención la mascota en la vereda y al bajar del móvil vieron la puerta abierta, escucharon gritos y, tras trenzarse en una pelea con los delincuentes, lograron detenerlos.

El hecho ocurrió el lunes, minutos antes del mediodía, en la calle Belgrano al 500 de Cutral Co.

Un rato antes, dice hoy LM Neuquén, desde una financiera habían llamado a la Policía por la presencia de dos hombres sospechosos en la cuadra.

Al ser alertados por el Comando, una patrulla de la cuadrícula llegó al lugar, pero no vio a las personas sospechosas.

De todas maneras, la presencia de un pequeño perrito en la vereda les llamó la atención a los uniformados. Ya debajo del móvil, alcanzaron a ver que la puerta de la casa estaba abierta y los gritos y llantos eran intensos.

Los policías ingresaron y uno de ellos llegó sigilosamente hasta la habitación matrimonial, donde dos hombres armados intentaban reducir a una mujer y a sus dos hijas, una de 17 años y otra de 5.

El uniformado se trenzo en lucha con el delincuente que tenía un revólver con el que lo golpeó en la cabeza.

Cuando era auxiliado por el otro policía, un segundo delincuente, que ya tenía la pistola reglamentaria del uniformado en su mano, corría a los tiros hacia el patio trasero, donde rompió un ventanal y escapó tras saltar un paredón.

Los policías pidieron refuerzos y se diagramó un operativo cerrojo que logró detener al delincuente a 150 metros, en el patio de una vivienda que da a la calle Tucumán.

Los delincuentes detenidos quedaron a disposición de la Justicia.

El fiscal Gastón Liotardi será el encargado de formularles cargos a los dos hombres de 36 años y 29.

El mayor tenía salidas laborales y se encontraba cumpliendo una condena desde 2002 por un homicidio. El otro también tiene antecedentes, pero por robos.

El comerciante, reconocido en la comarca, vende motos y bicicletas.

Precisamente los delincuentes llegaron a la vivienda y se hicieron pasar por clientes que venían a pagar una cuota de una moto; luego patearon la puerta e ingresaron por la fuerza.