Egipto: pena de muerte para once barras por disturbios

La violenta revuelta ocurrió en 2012 en el estadio de Port Said. Dejó un saldo de 4 muertos.
Martes 9 de junio de 2015
Un tribunal egipcio confirmó este martes la pena de muerte impuesta en abril a 11 personas por los disturbios que dejaron 74 muertos en un estadio de fútbol en 2012 en Port Said.

Entre los 72 acusados, 40 fueron condenados a penas de entre uno y 15 años de cárcel, y 21 fueron absueltos, incluidos siete responsables de la policía.

La justicia culpa a los condenados de haber participado, en febrero de 2012, en unos sangrientos disturbios tras un partido de fútbol entre el club de Port Said, el Al Masry, y las estrellas cairotas del Al Ahly.

Dos altos responsables de la policía y dos directivos del Al Masry fueron condenados a cinco años de cárcel.

Tras escuchar la opinión del muftí de Egipto, la máxima autoridad religiosa del país, el tribunal decidió confirmar la condena a muerte a 11 personas.

El fútbol provoca a menudo choques entre aficionados o con la policía. Los disturbios de Port Said, en el noreste de Egipto, son los más mortíferos jamás registrados en el país en relación con el deporte.

Los jóvenes "ultras", aficionados violentos de los equipos de fútbol, habían participado en la revuelta popular que derrocó al presidente Hosni Mubarak, a principios de 2011.

El movimiento contra Mubarak empezó siendo una protesta contra los policías, a los que se acusaba de recurrir con frecuencia a la violencia, la tortura y las ejecuciones extrajudiciales.

Desde entonces, se sospecha que la policía no interviene durante los enfrentamientos entre aficionados por venganza. Los seguidores del Al Masry y los abogados de los acusados sostienen que eso fue lo que ocurrió el día de los disturbios.