Para el Gobierno, el paro afectó al 20% de los trabajadores

Mientras la presidenta Cristina Kirchner emprendía su regreso a Buenos Aires tras una visita a Italia donde mantuvo una audiencia con el Papa, varios ministros salieron a cuestionar la protesta.
Martes 9 de junio de 2015
El gobierno nacional acusó a los sindicalistas que organizaron el paro nacional de dictar la "prisión domiciliaria de millones de argentinos" y consideró que la medida de fuerza "no aporta absolutamente nada".

El primero en hablar esta mañana fue el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, quien calificó como "político" el paro organizado hoy por las centrales obreras opositoras y sostuvo que "no aporta absolutamente nada" y aseguró que "el Gobierno nunca cortó el teléfono" al salir al cruce de las críticas sindicales.

En tanto, el ministro de Interior y Transporte y precandidato presidencial, Florencio Randazzo, fue mas allá al acusar a los "dirigentes sindicales opositores" de haber "decretado" la "prisión domiciliaria de millones de argentinos" con el paro de actividades.

En una serie de tuits, luego difundidos por su equipo de prensa, Randazzo apuntó que "los dirigentes sindicales opositores decretaron hoy la prisión domiciliaria de millones de argentinos" y remarcó: "Vengo diciendo que hay dirigentes sindicales que son parte del problema, no de la solución".

Por su parte, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, señaló que son "unos pocos dirigentes" los que impulsaban el paro y los acusó de poner "palos en la rueda". Para Tomada, sólo el 20% no fue a trabajar, e incluyó en esa cifra a quienes no pudieron llegar a sus lugares de empleos por razones de fuerza mayor.

Mientras la presidenta Cristina Kirchner emprendía su regreso a Buenos Aires tras una visita de 5 días en Italia donde mantuvo una audiencia con el Papa Francisco, varios ministros salieron a cuestionar fuertemente la protesta contra el Gobierno nacional.

El ministro de Defensa, Agustín Rossi, sostuvo en un comunicado que "queda claro" que los gremios que motorizaron la protesta "no están defendiendo a los trabajadores sino posiciones políticas" y consideró que el paro es "injusto e irracional" porque "Argentina tiene hoy un índice de desocupación de sólo un dígito, en un contexto mundial que regula su crecimiento económico hacia la baja", apuntó.

También salió a cuestionar la medida de fuerza el secretario de Seguridad, Sergio Berni, quien en declaraciones radiales aseguró que "hay cientos de miles de personas que quieren ir a trabajar" pero se ven imposibilitados por "grupos minúsculos" que "avanzan sobre los derechos de los demás" al cortar rutas y accesos. Al llegar a la Casa Rosada esta mañana, el jefe de Gabinete minimizó los efectos del paro al advertir que "no tiene ningún valor" porque "si la discusión es por las paritarias, mañana van a tener que sentarse a la mesa a discutir el tema, hasta que las velas no ardan". "No hay que preocuparse ni volverse locos con este tipo de situaciones. Esto no nos saca de quicio a nosotros", advirtió el ministro coordinador, sobre el nuevo paro que debió afrontar el Gobierno.