Se negó a declarar padrastro del nene asesinado a golpes

Leandro Sarli, quien habría destrozado a un nene de 5 años, solicitó una protección especial debido a que teme por su vida, ya que habría sido amenazado por otros presos en donde está detenido.
Miércoles 10 de junio de 2015
Leandro Sarli, el hombre de 33 años sospechado de haber matado a golpes a un niño cinco años que era hijo de su pareja, en una vivienda del barrio porteño de Flores, se negó hoy a declarar ante el fiscal y la jueza a cargo de la causa.

El padrastro de la víctima está imputado por el delito de "homicidio calificado" y se encuentra detenido.

El hombre se negó este miércoles a prestar declaración ante el fiscal Sandro Abraldes y la juez de instrucción Silvia Ramond, quienes entienden en la causa.

En las últimas horas, el fiscal agravó la acusación contra Sarli y lo acusó del delito de "homicidio agravado por alevosía y ensañamiento".

Según trascendió, el hombre solicitó una protección especial debido a que teme por su vida, ya que habría sido amenazado por otros presos.

La situación del hombre se complicó a partir del testimonio de la hermana de la víctima, una niña de ocho años que declaró en Cámara Gesell, y la declaración de los médicos del SAME y los del Hospital Piñero que asistieron al chico.

La hermana de la víctima habría contado con lujo de detalle la paliza que el hombre le pegó a su hermanito.

Aparentemente, el padrastro de la víctima se había enfurecido porque el chico se puso los pantalones al revés.

El hecho se produjo el pasado domingo en un departamento ubicado en Yerbal al 2700, a una cuadra de la avenida Rivadavia.

El hombre llamó al 911 y al SAME porque su hijastro se encontraba inconsciente y no reaccionaba.

El menor fue trasladado de urgencia al Hospital Piñero y murió a las pocas horas.

Los informes de la autopsia determinaron que el nene murió por traumatismos que le provocaron "desgarro hepático, hemoperitoneo, hemorragia perirrenal y hematoma subdural".

El padrastro fue detenido luego de que se constatara que el chico había sido golpeado.

El tío de la víctima está convencido de que Sarli mató a su sobrino y aseguró que "le reventó el hígado a piñas".