Murió el actor Cristopher Lee y dejó al cine de luto

Murió a los 93 años tras sufrir problemas respiratorios.
Jueves 11 de junio de 2015
El legendario intéprete y también músico falleció el hospital después de sufrir problemas respiratorios.

Famoso por sus papeles como Conde Drácula, Saruman en la saga de El señor de los anillos o el conde Dooku en la saga Star Wars, en su dilatada trayectoria dejó casi trecientos trabajos como actor.

Icono del cine de terror, y a pesar de su avanzada edad, Christopher Lee continuó activo hasta el final. Apasionado por el heavy metal, desde 2004 también se desarrolló como artista musical.

Nacido en Londres el 27 de mayo de 1922, estudió en los colegios británicos, Wellington College y King's College, donde dio sus primeros pasos sobre el escenario. Sin embargo, debido a la precaria situación económica de su familia, abandonó sus estudios para trabajar como empleado en Londres.

Al estallar la Segunda Guerra Mundial en 1939 se alistó como piloto en la RAF y cuando terminó probó fortuna en el cine. En 1948 trabajó como extra en la película de Terence Young Extraña cita, a lo que sumó pequeños papeles secundarios en películas como Hamlet, bajo la dirección de Sir Lawrence Olivier y en Matrimonio de estado, ambas en 1948, y un año más tarde en El hidalgo de los mares.

Siguieron títulos como La princesa de Eboli y El infierno de los héroes, ambas de 1955, y al año siguiente Puerto Africa y Moby Dick, esta última dirigida por John Huston. En 1957 le llegó su mejor oportunidad, trabajar en la compañía Hammer, dedicada al cine de terror, que le elige para protagonizar La maldición de Frankestein.

Un año después, interpretó por primera vez el papel del Conde Drácula que le dio fama mundial, especializándose de esta forma en personajes de terror debido a sus 1,97 metros de altura y a sus rasgos angulosos. Entre estas películas se encuentran Drácula, príncipe de las tinieblas (1965), Drácula vuelve de la tumba (1968), El poder de la sangre de Drácula (1969), Las cicatrices de Drácula y El conde Drácula, ambas en 1971, Drácula, 1972, Los ritos satánicos de Drácula y Drácula está muerto (1973).

También interpretó personajes misteriosos en El perro de Baskerville, 1960; Las dos caras del doctor Jekyll, El agente del diablo, 1962; Rasputín y La cara de Fu Manchu, ambas de 1965; El puente del demonio, 1968 y El castillo de Fu Manchu, 1969.