Santa Fe elige gobernador en unos comicios con final abierto

En un clima de incertidumbre, Miguel Lifschitz, por el socialismo; Miguel Del Sel, por el Pro; y Omar Perotti, por el kirchnerismo, se disputan uno de los distritos más importantes del país.
Domingo 14 de junio de 2015
La provincia de Santa Fe, el tercer distrito electoral más importante del país, elige hoy gobernador en unos comicios que se anticipan reñidos y con final abierto, en los que el oficialista Frente Progresista Cívico y Social busca retener el poder frente al PRO, que viene de ganar las primarias de abril.

Más de 2 millones y medio de personas están habilitadas para votar en todo el territorio provincial en los comicios en los que se elegirán gobernador y vice, intendentes, senadores departamentales, diputados provinciales y concejales.

Se espera que ante la menor cantidad de candidatos en esta ocasión el recuento de votos sea más ágil que en las primarias del 14 de abril, cuando la tendencia se conoció varias horas después del cierre de las escuelas.

A esa demora se sumaron las irregularidades en el escrutinio provisorio y que se extendió nueve días más hasta que se publicaron los resultados finales, lo que provocó denuncias de fraude de la oposición, que el Gobierno provincial rechazó rotundamente.

En esta oportunidad, una tendencia definitiva sobre la votación podría obtenerse alrededor de las 21:00, aunque advierten que en el caso de que los números sean parejos el resultado podría extenderse hasta pasada la medianoche.

En este sentido, el ministro de Justicia de la provincia, Juan Lewis, afirmó que "el escrutinio provisorio no estará cargado" en su totalidad "hasta las primeras horas de la madrugada", aunque antes podría conocerse una tendencia, pero esto dependerá de lo ajustado de las cifras.

"En caso de un escenario de paridad, como en las primarias, las tendencias no se podrán aventurar hasta que no haya un número importante de mesas cargadas", afirmó el funcionario provincial en conferencia de prensa.

En las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), el postulante del PRO Miguel Del Sel fue el precandidato a gobernador que más votos obtuvo (536.480), contra los 376.627 del socialista Miguel Lifschitiz, aunque si se suman los votos del rival interno del oficialismo, el radical Mario Barletta, la ventaja del macrismo sobre el Frente Progresista fue de apenas 3.393 sufragios.

En los últimos días se difundieron encuestas con resultados dispares: en algunas el exdiputado nacional —que en las elecciones de 2011 sorprendió con un segundo puesto detrás del socialista Antonio Bonfatti— aparece ganador, mientras que en otras el líder es el oficialista, pero en todos los casos se produce una exigua diferencia de puntos.

Los sondeos coinciden en mostrar un repunte del candidato kirchnerista, Omar Perotti —cosechó 365.239 votos en las PASO—, y la incógnita entre los macristas y los socialistas es respecto de a quién le restará más votos el crecimiento del postulante del Frente Justicialista para la Victoria.

En este sentido, señalan que el diputado nacional podría absorber apoyos del componente peronista del armado macrista pero también de los desencantados con el gobierno santafesino de perfil centroizquierdista. A esta incógnita se agrega la cantidad de indecisos, que puede inclinar la balanza hacia uno u otro candidato.

Al respecto, en las elecciones primarias de abril votaron 1.866.045 personas, lo que representa el 72,51% del padrón, con lo cual hay más de 700 mil electores que podrían confirmar el resultado de las primarias o alterarlo.

Santa Fe es el tercer distrito electoral en importancia en el país, después de las provincias de Buenos Aires y Córdoba, y delante de la Ciudad de Buenos Aires, Mendoza y Tucumán. Una victoria de Del Sel supondría un envión para la campaña presidencial del líder del PRO, Mauricio Macri, mientras que un triunfo del Frente Progresista beneficiaría a la postulante del frente Progresistas, Margarita Stolbizer.

A su vez, si se confirma este domingo la tendencia de crecimiento de las encuestas del rafaelino Perotti, esto también supondría una buena noticia para los precandidatos presidenciales del Frente para la Victoria, Daniel Scioli y Florencio Randazzo, en un distrito esquivo para el kirchnerismo en la última década.

Del Sel esperará el resultado en un búnker ubicado en la capital santafesina, mientras que Lifschitz lo hará en la tradicional sede del Frente Progresista, el Patio de la Madera, situado en Rosario.

La pelea por la Intendencia de Rosario también tiene como protagonistas, y con final abierto, al PRO, con su candidata Ana Martínez, y al Frente Progresista, con la socialista Mónica Fein, que aspira a retener el cargo.

La votación de diputados y senadores, en cambio, se presenta favorable al Frente Progresista, a juzgar por los resultados de las primarias, en las cuales sus candidatos obtuvieron amplias ventajas sobre la oposición.