Final abierto en Santa Fe: discuten 160 mil votos

El Tribunal electoral decide si abre todas las urnas como piden el PRO y el FPV. Hasta el momento, Lifschitz aventaja por algo más dos mil votos a Del Sel.
Martes 16 de junio de 2015
El “triple empate” es el dato político más global que dejaron las elecciones santafesinas del domingo, pero los tres candidatos más votados saben que uno solo se sentará desde el 10 de diciembre en el sillón principal de la Casa Gris.

Por eso, después de que el domingo a la noche estallara la polémica por el ajustado resultado del escrutinio provisorio, y que el gobernante Frente Progresista proclamara ganador al socialista Miguel Lifschitz, sus principales rivales, Miguel Del Sel, de PRO, y el peronista Omar Perotti, se dispusieron a pelearla hasta el final y contar “voto a voto” en el recuento definitivo que empieza mañana a las 8 y podría extenderse dos semanas.

La diferencia que le lleva por ahora Lifschitz a Del Sel son escasos 2.128 votos, gotas en un océano de casi 1,9 millón de votos emitidos. Perotti quedó algo más rezagado a poco más de 26 mil votos del socialista. Por más pequeña que sea la diferencia, aquí no hay balotaje y el gobernador santafesino se elige a simple mayoría de sufragios.

El centro de la polémica son 347 mesas/urnas que no fueron computadas, el 4,55% de las casi 7.300 mesas de toda la provincia. Son cerca de 100 mil votos según los cálculos. De las no computadas, 304 quedaron fuera del escrutinio provisorio al ser “desestimados” los telegramas enviados.

El candidato a gobernador del socialismo en Santa Fe, Miguel Lifschitz, aseguró que en las 340 mesas que faltan escrutar para conocer el resultado de las elecciones santafesinas también ganó el Frente Progresista Cívico y Social, por lo que remarcó que el resultado de los comicios "es inamovible".

El mandatario electo sostuvo que en una semana se van a conocer los resultados definitivos, pero insistió en que "hay una ligera ventaja también en esas mesas que faltan, por lo tanto se va a confirmar la tendencia y no va a haber modificación en los resultados".

"Tenemos los datos de estas mesas que faltan escrutar a través de los fiscales y tenemos que en esas 340 mesas también hay una diferencia a nuestro favor, con lo cual el resultado nos parece inamovible", sentenció.

Además, el dirigente socialista señaló que "es fundamental, en una elección tan reñida, que el resultado sea incuestionable" y remarcó que él "es el principal interesado" de que esto se aclare.
Lifschitz también repasó el mapa legislativo tras la elección y puntualizó que la Cámara de Diputados va a quedar ampliamente a favor del socialismo y la de Senadores, del justicialismo, por lo que se "va a necesitar mucho diálogo". Con el 95,4 por ciento de las mesas escrutadas, el postulante socialista se imponía con el 30,69 por ciento de los votos, seguido por Del Sel, con el 30,58 por ciento, mientras que tercero quedó el candidato del Frente para la Victoria, Omar Perotti, con 29,2 por ciento.