Mató "en nombre del Diablo" pero fallan que es inimputable

La "Bestia de las Sierras" asesinó a una mujer y a un jubilado. Las pericias determinaron que sufre alteraciones psiquiátricas.
Martes 16 de junio de 2015
Sebastián Juárez, el joven de 24 apodado "la Bestia de las Sierras" luego de haber asesinado a una mujer y a un jubilado, al que decapitó en zonas cercanas la localidad de Carlos Paz, fue declarado inimputable al comprobarse que sufre alteraciones psiquiátricas.

El autor de los crímenes ocurridos el 17 de enero pasado, que en el momento de ser detenido les dijo a los policías que se encontraba "endemoniado", se encontraba por ahora recluido en el pabellón psiquiátrico de Marcos Juárez, con medidas de máxima seguridad.

Según se conoció en las últimas horas, la fiscalía que entiende en los dos homicidios ordenó el sobreseimiento del joven, al considerarse probado que no es consciente de sus actos. Por el momento no se había definido el establecimiento al que será destinado Juárez, quien es oriundo de la localidad santafesina de Frontera, teniendo en cuenta su peligrosidad.

Juárez fue detenido el 17 de enero pasado cuando hacía dedo en el camino de las Altas Cumbres, mientras intentaba escapar hacia la vecina localidad de Mina Clavero.

Originalmente había sido denunciado por un hombre al que le intentó robar un auto, que se encontraba en un taller mecánico.

No obstante, al ser arrestado, los policías se dieron cuenta que tenía sangre en sus ropas, mientras que repetía que el demonio le ordenaba matar.

Posteriormente, se lo pudo vincular con el crimen de Graciela Miño, una mujer de 64 años cuyo cuerpo fue encontrado el día anterior en el Lago San Roque, en un balneario de Villa Carlos Paz.

En un primer momento, se pensó que la mujer había muerto ahogada, aunque luego se comprobó que fue ultimada golpes en la cabeza.

También se lo había vinculado con el sangriento asesinato ocurrido poco antes del arresto, que tuvo como víctima a Felipe Salinas, de 70 años.

Aparentemente, Juárez entró a la casa de Salinas y lo mató al cortarle la cabeza con un cuchillo, para luego apoderarse de algo de dinero y ropas de la víctima, cuyo cuerpo quedó separado de la cabeza por más de cien metros.