Rescataron a una niña violada por varios familiares

La madre, el padrastro y un tío fueron detenidos. Sospechan que otras ex parejas de la mujer también la abusaron.
Miércoles 17 de junio de 2015
Una niña de 11 años que era violada por familiares desde que tenía 4 fue rescatada por la policía en una casa de la localidad bonaerense de Wilde, donde la madre, el padrastro y un tío de la víctima fueron detenidos acusados de perpetrar abusos sexuales reiterados.

Fuentes policiales informaron que se constató que la niña había sido violada en otras ocasiones por dos ex parejas de la madre, que cumplen condenas de prisión, y por su abuelo que falleció hace unos tres años.

Asimismo, revelaron que la investigación permitió establecer que la madre de la niña, de 25 años, entregaba a su hija para que sea sometida sexualmente por su hermano y su pareja, y que ella participaba en forma activa de las violaciones.

Las fuentes precisaron que los acusados fueron arrestados en la madrugada de hoy durante una serie de allanamientos realizados en una casa en Wilde, donde vivía la niña, y en dos viviendas de la localidad de Sarandí, en el partido bonaerense de Avellaneda.

Los investigados informaron que los abusos sexuales y violaciones a los que era sometida la niña fueron descubiertos y denunciados a la policía por su padre biológico.

Los allanamientos y la detención de los acusados de violación a la niña se concretaron tras una análisis del entorno familiar de la menor de edad y con orden de la fiscal Alejandra Olmos Coronel.

Allegados a la causa informaron que la niña quedó bajo el cuidado de su padre biológico, quien logró descubrir los vejaciones a las que era sometida su hija. El miércoles, en otro caso en la localidad bonaerense de Derqui, una niña de un año y once meses murió tras haber sido violada y sometida a torturas con quemaduras, mordeduras y golpes perpetrados por su padrastro.

El atacante, identificado como Luis Alonzo de 25 años, había sido detenido cuando intentaba escaparse y llevado a la alcaidía de San Martín, donde el sábado apareció ahorcado con una sábana atada en la ventana de la celda.

Fuentes policiales informaron entonces que el caso se descubrió después de que la niña llegó sin signos vitales al Hospital Hugo Meisner de Derqui, adonde fue llevada por su madre, una joven de 22 años, y el padrastro.

Asimismo, precisaron que los médicos constataron que la niña presentaba lesiones graves recientes, entre ellas signos de abuso sexual, moretones en todo el cuerpo, mordeduras y quemaduras hechas al parecer con cigarrillos y un tenedor caliente.

Los médicos dijeron que la niña, llamada Milagros Benítez, tenía también un hematoma en el ojo izquierdo y quemados los dos glúteos, como si la hubieran sentado sobre una estufa.

Al comprobar las lesiones, los médicos denunciaron el caso a la policía y agentes de la comisaría segunda de Derqui entrevistaron a Celina Benítez, madre de la víctima mortal, y procedieron a detener al padrastro.

La fiscal Carolina Carballido de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Violencia de Género y Delitos Conexos a la Trata de Personas del partido de Pilar, a cargo de la investigación, ordenó una serie de medidas de prueba a fin de establecer si la madre de la niña asesinada estaba implicada en el caso o si era víctima también de violencia por parte del acusado.