Frondoso prontuario de preso por crimen de Andrea Castana

Se trata de un hombre de 47 años dedicado a vender artesanías, que venía de cumplir una extensa condena por diversos delitos: robo, abuso sexual con acceso carnal y homicidio criminis causae.
Miércoles 17 de junio de 2015
Un hombre con antecedentes delictivos, entre ellos una condena por violación, fue detenido en torno al crimen de Andrea Castana, la mujer de 34 años cuyo cuerpo fue encontrado, semienterrado, el 13 de marzo pasado en un cerro de la ciudad de Villa Carlos Paz.

Según se supo, el detenido número 17 en torno al crimen del Cerro la Cruz -los anteriores ya recuperaron la libertad-, es un hombre de 47 años dedicado actualmente a vender artesanías, que venía de cumplir una extensa condena por diversos delitos, entre ellos un abuso sexual.

El hombre, que fue detenido la semana pasada, aunque recién se conoció el procedimiento en las últimas horas, fue sometido a un análisis de ADN, cuyos resultados se conocerán en los próximos días y son fundamentales para corroborar las sospechas que sobre él recaen.

En medio de un marcado silencio en torno a la última detención del sospechoso, que está a disposición de la fiscal Alejandra Hillman, luego que fuera desplazado el fiscal fiscal Ricardo Mazzuchi, se supo que fue acusado de robo, abuso sexual con acceso carnal y homicidio criminis causae.

De acuerdo con la información brindada por el diario La Voz del Interior, al sospechoso se arribó a partir de testimonios que lo vieron en el cerro, en las horas en las que se produjo la desaparición de Andrea Castana, ocurrida el 11 de marzo pasado cuando salió a caminar por ese paseo turístico.

Dos días más tarde, Castana fue hallada muerta debajo de un manto de tierra y piedras entre la estación 9 y 10 del Vía Crucis del cerro.

Los únicos imputados por el caso el exesposo de Castana, Juan Manuel Lazzaroni, quien está acusado de "homicidio agravado por femicidio", además de Diego Luján y Fernando Vila, quienes están sospechados de "encubrimiento agravado".

Sobre estos tres últimos, ya se comprobó que no tienen relación con el tipo genético encontrado en el cuerpo de la víctima, por lo que los representantes legales piden el sobreseímiento.