Hallan mil dosis de cocaína en un locker en la estación Once

Los indicios apuntan a que los dos detenidos utilizaban el locker como depósito para la droga que salían a vender en la zona.
Viernes 19 de junio de 2015

Unas 450 dosis de cocaína y 100 de "paco" fueron secuestradas hoy de un locker para viajeros de la terminal de trenes porteña de Once y, según determinó la policía, eran de un narcotraficante que se dedicaba a vender esa droga en las inmediaciones de la estación y la Plaza de Miserere situada enfrente.


Fuentes policiales informaron que los agentes de Drogas Peligrosas de la Policía Federal realizaron el operativo en el sector de lockers ubicado en el hall central de la estación, tras la detención del acusado, concretada ayer por la tarde.


Los voceros explicaron que el maleante, de 66 años, quien formaría parte de una banda que sería la "mayorista", fue apresado a las 19 de ayer en la Plaza de Miserere cuando le vendía cocaína a un joven.

Ese arresto se concretó luego de varias semanas de inteligencia realizadas en el lugar por parte de los investigadores, quienes ya contaban con el dato acerca de la venta de droga en la plaza, revelaron los informantes. Según determinaron los detectives, el joven que estaba comprando la droga al momento de ser apresado adquiría el estupefaciente presuntamente para consumo personal.

Sin embargo, el traficante cumplía la función de distribuidor y vendedor de los alucinógenos que le llegan a su poder de parte de una banda que aún no pudo ser desarticulada, explicaron las fuentes. Al momento de su arresto, al hombre le secuestraron un juego de llaves, una de las cuales pertenecía a una de las gavetas de la estación de las tantas que son alquiladas por los pasajeros de los trenes para guardar sus pertenencias durante el día.

El detenido explicó que había rentado el compartimiento para dejar su equipaje mientras trabajaba en la zona, pero la Justicia federal ordenó la apertura en el día de hoy y los detectives encontraron la droga. En total, los agentes de Drogas Peligrosas de la Policía Federal encontraron 450 dosis de cocaína, 100 de "paco" y una pequeña suma de dinero en efectivo.


Los informantes indicaron que, según la investigación del caso, el apresado escondía la droga en ese lugar para luego venderla en la plaza y en las inmediaciones. Los detectives analizaban las cámaras de seguridad del hall de la terminal Once para determinar si el traficante contaba con la complicidad de otra persona para esconder los estupefacientes y venderlos.


La zona es transitada a diario por decenas de miles de personas, como en otras terminales y áreas de transferencia de transportes.
Además, en varias cuadras de los alrededores de la terminal pulula el comercio callejero, en gran medida de manera ilega