Vaticano habla de adopción, aborto y homosexualidad

La Santa Sede difundió el texto preparatorio del Sínodo de la Familia que encabezará el papa Francisco en octubre próximo.
Martes 23 de junio de 2015
Matrimonio, adopciones, homosexuales, eutanasia y aborto, matrimonio mixto. El Sínodo de la Familia que se celebrará en octubre próximo tocará todos estos temas, por el que fueron consultados fieles de todo el mundo y que están incluidos en el documento preparatorio difundido hoy por el Vaticano.

Las discusiones del Sínodo que tendrá lugar entre el 4 y el 25 de octubre próximo estarán guiadas por este documento, el "Instrumentum Laboris", redactado con las respuestas de las conferencias episcopales al cuestionario enviado desde la Santa Sede (lineamenta) y con el informe final del Sínodo Extraordinario que encabezó el papa Francisco en octubre pasado.

"Para dar una familia a tantos niños abandonados, muchos han pedido que se destaque la importancia de la adopción. A este respecto se ha señalado la importancia de afirmar que la educación de un hijo debe basarse en la diferencia sexual, así como la procreación", según el texto.

El documento se afirma que la educación y la procreación tienen "su fundamento en el amor conyugal entre un hombre y una mujer, que constituye la base indispensable para la formación integral del niño".

El Vaticano considera además que "la realidad de la adopción debe ser valorada y profundizada, también en el seno de la teología del matrimonio y de la familia".

Articulado en tres partes, este informe repasa otros temas del ámbito familiar como la homosexualidad, el aborto, la eutanasia, la viudedad o las parejas de diferente culto.

Sobre los homosexuales, reitera el resultado del Sínodo Extraordinario, que consideró que "no existe fundamento alguno para asimilar o establecer analogías entre las uniones homosexuales" y las heterosexuales.

Sin embargo añade como novedad que "los hombres y las mujeres con tendencias homosexuales deben ser acogidos con respeto y delicadeza" y considera "deseable" que los proyectos pastorales diocesanos reserven "una atención específica al acompañamiento de las familias" que cuentan con miembros homosexuales.

En relación con la eutanasia y el aborto, el Vaticano insiste en que "la vida es un regalo de Dios y, por eso, no se pueden descartar ni su comienzo ni su estado terminal".

"Al contrario, es necesario asegurar a estas fases una atención especial. Hoy, demasiado fácilmente, «se considera al ser humano como un bien de consumo que se puede usar y tirar»", dice el documento parafraseando la exhortación apostólica del papa Francisco, Evangelii Gaudium.

Y añade: "Es tarea de la familia, apoyada por toda la sociedad, acoger la vida que nace y ocuparse de su última fase".

La viudedad, para los obispos, es "una experiencia particularmente difícil para quienes han vivido el matrimonio como un regalo del Señor" y, en el caso de que no cuenten con más familiares, "deberán ser apoyados por la comunidad cristiana", sobre todo "si se hallan en condiciones de indigencia".

El documento señala que los matrimonios mixtos, en cuestión de culto, presentan aspectos "de difícil solución" y dice que "sería preciso elaborar un código de buena conducta de tal modo que ningún cónyuge sea un obstáculo al camino de fe del otro".

Y añade: "Algunos sugieren que los matrimonios mixtos deben ser considerados casos de 'grave necesidad' en los cuales sea posible bautizar fuera de la plena comunión con la Iglesia católica".

En el texto se constata la existencia de un "cambio antropológico" en la sociedad actual en la que "los matrimonios, religiosos o no, disminuyen mientras que el número de separaciones y de divorcios aumenta".