Monochorros en varios hoteles y paseos de Iguazú

Monos cai se meten a los balcones y en las habitaciones de los hoteles y roban comida y carteras. Aseguran que es porque las construcciones avanzaron sobre su hábitat.
Jueves 25 de junio de 2015
El incremento de grupos de monos caí, la especie natural del norte de Misiones, que buscan alimentos en balcones de hoteles y paseos turísticos por el avance de las construcciones en la selva, generó preocupación en Iguazú, donde funcionarios del Parque Nacional iniciaron un relevamiento.

La presencia de los simios en los espacios reservados a los visitantes se incrementó debido al auge de las construcciones en la zona selvática, lo cual incidió en la disposición de alimentos que naturalmente consumen los animales.

Incluso, en el hotel Sheraton, ubicado en medio de la selva a escasa distancia de los saltos de las Cataratas del Iguazú, suelen ingresan por ventanales hasta las habitaciones.

Fuentes de ese establecimiento, citadas por el diario El Territorio, señalaron que "se ha convertido en algo más o menos normal ver a monos caminando por los balcones del hotel. Es porque vienen a buscar comida".

Si bien en las áreas de los visitantes del Parque Nacional es común ver monos y coatíes, la jefa del Departamento de Conservación del lugar, Silvina Fabri, dijo que desde 2010 se realiza una campaña de comunicación para que "no se alimente a la fauna por lo mal que le hace a estos animales ingerir comida que no es natural de su hábitat".

Ante ello, el Parque realizó el acondicionamiento de cestos de basura para evitar que los animales los abrieran y se alimentaran de residuos.

En el hotel instalado en la selva se informa a los visitantes que deben cerrar las ventanas de los balcones para evitar que los monos ingresen a las habitaciones, al tiempo que se podaron algunos árboles exóticos de los alrededores para que los simios no accedan a la construcción.

Pese a esas medidas preventivas, la jefa del Departamento de Conservación del Parque anticipó que un grupo de investigadores realiza un relevamiento para determinar la cantidad de monos existentes en la zona.

"Por ahora los monos no tienen ninguna intención de hacer daño a la gente. Sólo quieren conseguir comida en el menor tiempo posible y ahorran energía al no tener que recorrer tantos kilómetros" hasta llegar a la zona de mayor vegetación, añadió.