Vaticano reconoció oficialmente como estado a Palestina

Rubricó un "Acuerdo Integral", lo que supone el reconocimiento entre "dos sujetos de la ley internacional" del que la Santa Sede espera "que pueda ser un estímulo para terminar con el largo conflicto israelí-palestino".
Viernes 26 de junio de 2015
Se trata de un acuerdo "integral" de un preámbulo y 32 artículos distribuidos en ocho capítulos, "resultado de las negociaciones llevadas a cabo por la comisión de trabajo bilateral" desde el acuerdo básico del 15 de febrero de 2000, comunicó el Vaticano a periodistas acreditados.

"El acuerdo firmado este viernes marca un importante paso en el camino de buenas relaciones que felizmente ha existido entre las partes", aseguró en una nota difundida adjunta el secretario para las relaciones con los Estados de la Santa Sede y virtual canciller del Vaticano, Paul Gallagher.

El acuerdo "es indicativo del progreso hecho por las autoridades palestinas en los últimos años", remarcó Gallagher, y deseó que "de cierto modo sea un estímulo para traer un fin definitivo al largo conflicto israelí-palestino, que continúa causando sufrimiento a ambas partes".

"También deseo que la tan deseada solución de los dos Estados se vuelva realidad lo más pronto posible", agregó tras la firma del acuerdo que "básicamente concierne a la vida y actividad de la Iglesia en Palestina".

"En ese sentido, estoy satisfecho que el reconocimiento jurídico está claramente establecido y que se han dado garantías para el trabajo de la Iglesia católica y sus instituciones", remarcó el funcionario vaticano sobre el acuerdo que "ofrece un buen ejemplo de diálogo y cooperación".

"Deseo que pueda servir como modelo para otros países con mayorías árabes y musulmanas", enfatizó.

Por su parte, el canciller palestino Riad Al-Malki consideró "histórico" el acuerdo que "no podría haber sido posible sin el apoyo y la dedicación personal" del presidente palestino, Mahmud Abbas, y el papa Francisco, quienes se reunieron en el Vaticano a mediados del mes pasado.

"Por primera vez el acuerdo incluye un reconocimiento oficial de la Santa Sede al Estado Palestino, en reconocimiento al derecho del pueblo palestino a su autodeterminación, libertad y dignidad en un estado libre de ocupación", ponderó Al-Malki.

En esa linea, el funcionario palestino destacó "el compromiso del Estado Palestino para implementar el histórico acuerdo".

De acuerdo a una nota del diario Osservatore Romano, el preámbulo del acuerdo encuadra "algunos puntos clave", como "la autodeterminación del pueblo palestino, el objetivo de la solución de dos Estados, el significado no sólo simbólico de Jerusalén, su carácter sacro para hebreos, cristianos y musulmanes y su valor universal religioso y cultural como un tesoro para toda la humanidad, los intereses de la Santa Sede en Tierra Santa".

Los ocho capítulos versan sobre "los puntos esenciales" de las actividades de la Iglesia en Palestina, incluidas la libertad de conciencia y religiosa, así como la personalidad jurídica y el derecho a auto-organizarse de la Iglesia.