Imputaron a los dos pilotos y a Vicky Xipolitakis

La medida la tomó el fiscal federal Carlos Rívolo.
Viernes 26 de junio de 2015
Fuentes judiciales informaron que el fiscal requirió emprender una investigación judicial al juez federal Sergio Torres, en donde además pidió que imponga el secreto de sumario en las actuaciones.

La denuncia apunta a una posible infracción del artículo 190 del Código Penal, que prevé una pena que va de dos a ocho años de prisión.

Aerolíneas Argentinas presentó hoy una denuncia contra dos de sus pilotos, Federico Soaje y Patricio Zocchi, así como Xipolitakis, y por el delito de atentado contra la seguridad de naves o aeronaves.

Rívolo pidió a Torres, quien en las próximas horas dispondrá las primeras medidas de prueba, que imponga el secreto de sumario y ordene el secuestro del teléfono de Xipolitakis, ya que con su teléfono tomó las imágenes que luego tomaron estado público.

El fiscal Rívolo intervino años atrás en la tragedia aérea de LAPA, en la que 65 personas murieron a poco de despegar de Aeroparque Jorge Newbery el 31 de agosto de 1999.

En la denuncia, el apoderado de Aerolíneas Argentinas, Juan Pablo Alonso, explicó que "todo profesional del aire conoce que el acceso a la cabina por parte de terceros extraños a la operación compromete cierta y seriamente la seguridad del vuelo, y sobre todo si esto se produce durante los momentos más críticos, como lo son el despegue y el aterrizaje".

Según la denuncia, la presencia de Xipolitakis en la cabina de vuelo no estuvo justificada de ninguna manera, además que "tampoco se le impuso a dicha persona que debía permanecer en silencio durante toda la operación de despegue y de aterrizaje".

Incluso, se resaltó que Xipolitakis "habría demostrado un cabal conocimiento del delito que estaría cometiendo al mencionar en varios pasajes del registro fílmico que 'por esto vamos presos todos'".

En el video, difundido por el noticiero "Telenoche" se ve a Xipolitakis en la cabina de mando junto a los dos pilotos, quienes hasta le enseñan cómo acelerar en pleno despliegue, uno de los momentos más críticos del vuelo.

El insólito episodio ocurrió el martes pasado durante el vuelo 2708 de la compañía estatal con destino a la ciudad de Rosario, y tras la difusión del video los dos pilotos fueron echados de la compañía.

Alejandro Botana, Presidente de Unión de Aviadores de Líneas Aéreas, dijo que lo que le permitieron hacer los pilotos a Xipolitakis "es una pavada", pero admitió que la mediática vedette "no tendría que haber estado ahí".

"Es un episodio aislado que mereció la intervención de la compañía y nosotros salimos a apoyar los controles de eficiencia y entrenamiento que recibimos por parte de la compañía y la autoridad aeronáutica. Hay 400 pilotos que hacen las cosas como corresponde todos los días. Fue un hecho aislado que mereció la sanción de los involucrados por parte de la empresa", dijo Botana en declaraciones a FM Nacional Rock 93.7.

"Cuando se cierra la puerta del avión, se cierra también la de la cabina, se traba y se prende una luz amarilla. No se puede abrir hasta alcanzar los 10 mil pies y en el descenso cuando uno cruza los 10 mil pies se traba la cabina. En ese momento no puede haber nadie", explicó.

A su vez, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, consideró "un papelón" lo sucedido y definió al hecho como "un espanto, no tengo otra forma de explicarlo".

El funcionario estimó que una situación así "no debiera suceder nunca en el marco de señores con cabeza, pero pareciera que aparece una señora con algunos atributos físicos, y eso los puso en situación de estúpidos, y en riesgo a todos".

El escándalo generado por el caso tuvo una fuerte repercusión en las redes sociales, donde abundaron los "memes" con imágenes trucadas de la vedette y aviones en riesgo.