Las amarillas condicionan a tres jugadores, preocupación para la Selección argentina

Lionel Messi, Sergio Agüero y Javier Mascherano vieron tarjetas ante Colombia y de ser amonestados en la semifinal, si la Argentina sigue, se perderán el partido decisivo; las quejas de Martino por el arbitraje.
Sábado 27 de junio de 2015
Lionel Messi, Sergio Agüero y Javier Mascherano vieron tarjetas ante Colombia y de ser amonestados en la semifinal, si la Argentina sigue, se perderán el partido decisivo; las quejas de Martino por el arbitraje.

El silencio se adueña de las tribunas. Los 21.508 espectadores que presenciaron la victoria por penales ante Colombia, ya dejaron sus lugares. La Argentina todavía festeja dentro del vestuario la clasificación y Gerardo Martino se sienta en la sala de conferencias. La selección consiguió el objetivo, se metió en los cuartos de final de la Copa América, pero ahora irá por más. El próximo martes jugará ante Brasil o Paraguay, rival que conocerá esta noche, pero ya empieza a tener en cuenta algunas cuestiones importantes pensando en una hipotética final.

Como viene sucediendo a lo largo del campeonato, una de las principales quejas del DT argentino son los arbitrajes. Ayer fue crítico con el mexicano Roberto García, de flojo partido. Dejó pegar mucho a Colombia, no cobró algunos fouls -para ambos- claros y no fue justo con las tarjetas que mostró. "No tengo nada que decir porque ganamos, ¿si no te imaginás? Estaría pegando cada salto.", dijo el Tata luego de la victoria. El técnico del seleccionado, siempre con una crítica a los árbitros.

Hoy la principal preocupación pasa por las amarillas que vieron tres jugadores trascendentales para la la columna vertebral de la Argentina: Lionel Messi, Sergio Agüero y Javier Mascherano. Lo que sucederá es que, si ven otra tarjeta el próximo martes se perderán el partido siguiente, y al que aspiran, la final. "Ya no quiero hablar más de los árbitros", remarcó el Tata Martino.

El flojo arbitraje de ayer se vio reflejado en las tarjetas. El Kun la recibió por protestar, Masche por un foul en la mitad de cancha -podría no habérsela sacado- y a la Pulga por una confusa jugada en el área de Colombia, que además, terminó con córner para la selección. Ahora quedaron condicionados para lo que vendrá. Algo similar le ocurrió al volante central previo al partido de ayer. Jugó condicionado ante Jamaica, para poder esta con los colombianos.

Pero la selección deberá pensar partido a partido. Primero enfocarse en el del martes. Esta noche conocerá a su rival: Brasil o Paraguay, el equipo de Ramón Díaz que quiere dar el golpe. La selección viajará el lunes a Concepción, sede de la semifinal y del último partido de cuartos de final que se jugará esta noche. El tema de las amarillas no es menor para el cuerpo técnico. Aunque ninguno de los jugadores se cuidará pensando en una final, saben que están condicionados para lo que vendrá.

Un punto clave a mejorar será la efectividad. La Argentina crea muchas situaciones de gol por partido pero no puede concretarlas. "Me cuesta mucho hacer goles con la selección", decía Lionel Messi luego del partido. Ayer desperdició cinco o seis jugadas claras. Apenas marcó cuatro goles en lo que va del torneo: dos del Kun, uno de Messi y otro de Higuaín. Esta es una de las principales preocupaciones del entrenador y el cuerpo técnico. Entienden que se crea mucho peligro en el arco rival, pero a la hora de concretar, esa calma y precisión no están.

La buena noticia para Martino es que puede contar con todos sus jugadores para el partido el martes. Por primera vez desde que comenzó la Copa, podría repetir el equipo. De Paraguay a Uruguay cambió a Roncaglia y Biglia, de los charrúas a Jamaica, a Agüero y Otamendi, mientras que para el de ayer, volvieron el Kun y el central de Valencia. Con los minutos que le dio ayer a Ezequiel Lavezzi, sólo hay dos jugadores de campo que no tuvieron acción en el campeonato: Fernando Gago y Milton Casco. Curioso es el caso del volante de Boca, de mucha participación en el ciclo anterior, pero relegado con el Tata.

El equipo de Martino dejó atrás su etapa en La Serena, ciudad que los albergó hasta el miércoles, para centrarse en este final de campeonato. El lunes viajará a Concepción. Si llega a ganar el martes, al día siguiente se instalará en Santiago para la final del sábado próximo. Si pierde, se deberá quedar para disputar allí el partido por el tercer puesto de la Copa América.

Entrenamiento, descanso y a conocer el rival
La selección argentina se entrenará esta tarde en Viña del Mar, pensando en el partido del martes. Lo hará en el complejo de Everton, equipo de esta ciudad, cerca de las 15.30. Luego descansará y por la noche verán el cruce de cuartos de final entre el equipo de Dunga y el de Ramón Díaz, para conocer su rival. Claro que a Paraguay ya lo enfrentó en la zona de grupos -el 2-2 del partido inaugural- pero será una buena oportunidad para analizar el futuro rival.