Paraguay venció por penales a Brasil

Se impuso 4 a 3 en la definición tras haber igualado 1 a 1 en tiempo reglamentario con goles de Robinho para el Scratch y González para los guaraníes.
Sábado 27 de junio de 2015

La selección paraguaya de fútbol repitió la hazaña del 2011 y derrotó 4-3 por penales a Brasil tras el empate en los 90 minutos para meterse en las semifinales de la Copa América, instancia en la que chocará con Argentina.

Brasil tuvo la primera a los 2 minutos, con un remate de Philippe Coutinho desde media distancia que desvió el arquero Justo Villar.

Paraguay se plantó firme en el centro del campo en el inicio del partido, con dos líneas de cuatro bien marcadas y tratando de cerrarle los espacios a Brasil.

La "albirroja" intentó un par de ataques pero no llegó a conectar bien a sus líneas con el delantero Roque Santa Cruz, su hombre más adelantado.

A los 15 Brasil, que no había hecho demasiado, abrió el marcador por intermedio de Robinho tras una jugada combinada en la que varios jugadores tocaron más de 10 veces el balón hasta que Dani Alves mandó un centro desde la derecha para que el delantero definiera de primera entrando por el centro del área.

Con la ventaja, Brasil se replegó un poco en el campo de juego y le cedió la iniciativa a Paraguay, que de a poco empezó a inquietar aunque sin mayor peligro.

El partido se hizo trabado y deslucido, con muchas faltas en el centro del campo.

A los 33 Santa Cruz casi empata desde media distancia con un zurdazo que el arquero Jefferson acompañó con el cuerpo.

Brasil se mostró conforme con la ventaja y aguantó hasta el final del primer tiempo casi sin crear peligro ante Villar.

Paraguay salió con más ímpetu en la segunda parte, y a los 50 Alves vio la tarjeta amarilla por una dura falta contra Édgar Benítez al borde del área. Y el tremendo tiro libre de Derlis González al primer palo fue despejado por Jefferson.

Tras algunos minutos de asedio, Brasil recuperó la posesión del balón y a los 53 Elías remató desviado desde lejos. Pero el pentacampeón del mundo mostró un juego conservador y por momentos mezquino, el mismo planteo que le había generado tantas críticas en la fase inicial del torneo.

A los 56 Nelson Haedo Valdez estuvo cerca de empatar con un cabezazo que se fue cerca a la salida de un tiro de esquina. Y a los 61 Jefferson salvó su valla con una notable atajada tras un cabezazo de Paulo da Silva de pique al suelo.

Los intentos de Paraguay tuvieron recompensa cuando el árbitro cobró penal por una mano absurda de Thiago Silva en el área. González no falló y puso el 1-1 a los 71.

El equipo del entrenador Ramón Díaz no cejó en sus intentos y Jefferson contuvo un bombazo de González a los 81 tras un contraataque de manual.

Brasil se acordó de atacar en los minutos finales, pero no pudo dar vuelta las cosas.