Los británicos, que ocupan Malvinas, duros con Argentina

"En los últimos días hemos visto el último ejemplo de la flagrante e inaceptable campaña de las autoridades argentinas para estrangular la industria de hidrocarburos de las islas”, afirman.
Lunes 29 de junio de 2015
El ministro británico para América Latina, Hugo Swire, acusó hoy a la Argentina de pretender "estrangular la industria de hidrocarburos" en las islas Malvinas, debido a un embargo dispuesto por la Justicia nacional contra empresas de capital británico que buscan petróleo en el
archipiélago.

"En los últimos días hemos visto el último ejemplo de la flagrante e inaceptable campaña de las autoridades argentinas para estrangular la industria de hidrocarburos de las islas Falkland", subrayó el funcionario de la administración de David Cameron, en alusión a una denuncia del Gobierno argentino que provocó el embargo judicial.

Sostuvo que "las leyes internas de la Argentina no aplican en las islas ni en las aguas que las rodean" y que "esta decisión" de denunciar a las empresas, "motivada políticamente para alcanzar los activos empresariales, es intento totalmente inaceptable de ejercer jurisdicción extraterritorial y no tiene justificación legal en absoluto".

"Esta acción, contra compañías británicas e internacionales de petróleo y gas tiene implicancias peligrosas para el comercio global. El gobierno de Argentina debería abstenerse de este tipo
de provocaciones injustificadas", enfatizó Swire.

Señaló que "los planes de las islas Falkland (como llaman los británicos a las Malvinas) de desarrollar su industria hidrocarburifera con el apoyo y experiencia de las compañías alrededor del mundo es una operación comercial legítima".

"Los isleños tienen todo el derecho de decidir su propio futuro, incluyendo el desarrollo de su economía. Como siempre, los respaldamos y estamos seguros de que la comunidad internacional continuará resistiendo estas amenazas de la Argentina", agregó el funcionario británico.

La semana pasada, la Justicia embargó por más de 156 millones de dólares a empresas británicas y estadounidenses por la explotación de hidrocarburos en las islas Malvinas sin la autorización del Gobierno argentino.

La decisión fue tomada el pasado jueves por la jueza federal de Río Grande, Lilian Herraez, e incluye el secuestro de buques, una plataforma semisumergible y cuentas bancarias.

Las firmas sobre la que recayó el embargo fueron las transnacionales Falkand Oil and Gas Limited (FOGL), Edison International SPA, Noble Energy Inc. y su filial Noble Energy Falkland Limited, Premier Oil y Rockhopper Exploration, que habían sido imputadas penalmente el pasado abril por la presunta comisión de "actividades ilícitas de exploración, búsqueda y eventual extracción de hidrocarburos en proximidades a las Islas Malvinas".

Al no contar con "autorización, concesión o permiso alguno otorgado por la autoridad competente argentina", el trabajo coordinado de fiscales federales fueguinos, la Procelac y la Unidad de Recupero de Activos derivó en el embargo por 156.432.000 dólares dictado por la jueza Herraez.