UE hizo oferta de último minuto a Grecia pero fue rechazada

El jefe de la Comisión Europea intentó convencer al primer ministro Tsipras de que acepte el acuerdo de rescate que fue rechazado previamente en un referendo el domingo. Hoy podría caer en dafault.
Martes 30 de junio de 2015
El jefe de la Comisión Europea hizo una oferta de último minuto para tratar de convencer al primer ministro griego, Alexis Tsipras, de que acepte un acuerdo de rescate que ha rechazado previamente en un referendo el domingo que sus socios de la UE dicen que será una elección sobre si Atenas permanece en el euro.

Sin embargo, fuentes del Gobierno griego dijeron que el primer ministro izquierdista mantuvo su rechazo a las condiciones de los acreedores y que Grecia incumplirá el martes un repago crucial al Fondo Monetario Internacional, sumergiéndose más en una crisis financiera.

Fuentes de la UE y del Gobierno griego dijeron que Jean-Claude Juncker ofreció convocar una reunión de emergencia de ministros de Finanzas de la zona euro el martes para aprobar un pago de ayuda para evitar el impago de Atenas, si Tsipras enviaba una aceptación por escrito de los términos del rescate.

También ofreció la perspectiva de negociar la reprogramación de la deuda más tarde este año si Atenas vota a favor del "sí".

El último intento de Bruselas vino después de que decenas de miles de griegos, movilizados por el partido Syriza de Tsipras, se manifestaron en Atenas en contra de una mayor austeridad.

Tsipras rompió las negociaciones con la Comisión Europea, el FMI y el Banco Central Europeo y anunció el sábado temprano un referendo sobre los términos del rescate el próximo domingo, dando a los votantes una semana para debatir las cuestiones en juego.

Bajo la oferta de Juncker, Tsipras tendría que enviar una aceptación por escrito el martes de los términos publicados por el ejecutivo de la UE el domingo y aceptar hacer campaña a favor del rescate en el referendo previsto para el 5 de junio.

Sin embargo, había pocas señales de que Tsipras esté preparado para dejar de lado su reiterado rechazo a la oferta de rescate, que ha calificado como una "humillación" para Grecia.

Un funcionario del Gobierno griego dijo que Atenas escuchó con interés lo que se proponía, pero agregó: "Alexis Tsipras votará 'no' el domingo".

Los líderes de la Unión Europea subrayaron el mensaje de que la opción real que los griegos enfrentan es si permanecen en la zona euro o vuelven al dracma, a pesar de que la UE no tiene una forma legal de obligar a un Estado miembro a dejar la moneda única.

El ministro de Finanzas francés, Michel Sapin, dijo en una entrevista televisiva: "Es una votación con consecuencias. Si dicen que sí, seguimos negociando (...) Con un no, entramos en un territorio desconocido"

"Para los otros países de Europa, sería un problema, pero no un drama si Grecia se va, no sería una crisis económica de repente", dijo Sapin, llamando a las pérdidas del lunes en los mercados financieros una simple corrección de las ganancias pasadas.

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, advirtió en contra de convertir el referendo en un concurso de popularidad entre Tsipras y Juncker o la canciller alemana, Angela Merkel.

"Esto no es un referendo sobre los líderes europeos. Se trata de una segunda vuelta: euro o dracma", dijo Renzi al diario italiano Il Sole 24 Ore.

"Los griegos no tienen que decir si aman más a su primer ministro o al jefe de la Comisión Europea. Ellos tienen que decir si quieren permanecer en la moneda única", agregó.