Diez datos sobre las mujeres adictas al sexo

Martes 30 de junio de 2015
Cada vez la mujer descubre más en torno a su sexualidad. Pero algunas llegan a pensar que el hecho de querer tener sexo con frecuencia puede ser una enfermedad, a la que conocen como ninfomanía, término que es descrito por la RAE como “un trastorno psicológico del deseo violento e insaciable en la mujer de tener relaciones sexuales”.

Diversos psicólogos y psiquiatras han determinado que se trata de un sufrimiento vinculado a un deseo sexual desenfrenado e insatisfecho, a pesar de tener mucho sexo o un consumo compulsivo de soportes pornográficos.

Aquí los datos a tener en cuenta:

1. Solo las mujeres pueden ser ninfomaníacas
Cuando a un hombre se le presenta un trastorno así se le conoce como satiriasis. No es muy conocido porque la sociedad solo se enfoca en la cantidad de sexo que tiene o no debería tener la mujer.

2. Ya no se diagnostica
En la actualidad estos trastornos no se diagnostican como ninfomanía o satiriasis, sino como hipersexualidad. A pesar de que se sigan utilizando en la Clasificación Internacional de Enfermedades.

3. En el pasado se “curaba”
Para “curar” esta enfermedad en el pasado utilizaban métodos drásticos como quitar el clítoris y los ovarios. También le pedían a la “paciente” bañarse con agua helada y le recetaban mucho descanso.

4. Hábitos lo provocaban
En 1800 se creía que por comer chocolate, leer y tener pensamientos impuros causaba que la mujer se volviera ninfómana.

5. Ninfomanía = Demencia
Muchos científicos han encontrado una relación entre la hipersexualidad y la demencia. Así mismo investigan el vínculo entre la bipolaridad y la adicción al sexo.

6. Uso para la ley
Muchos abogados han ayudado en dejar a libertad a violadores al asegurar que sus víctimas son ninfomaníacas.

7. El tamaño de la cabeza
Los frenólogos hace 200 años creían que las personas que tenían las cabezas más grandes tendrían un mayor deseo sexual.

8. Los hipersexuales no disfrutan el sexo
La terapeuta y escritora, Kelly McDaniel, asegura que las personas hipersexuales disfrutan menos el sexo. Ya que al tener mucho se llega a convertir en una forma de pasar el tiempo.

9. Hipersexualidad no es lo mismo a que te guste el sexo
Que disfrutes mucho al tener sexo no significa que seas ninfomaníaca. Solo comienza a ser un problema cuando se deja de hacer de forma funcional y se convierte en una obsesión.

10. Puede ser causado por violación
Existen teorías que mujeres que sufrieron una violación se convirtieron en ninfomana.