Argentina le propinó a Paraguay una goleada histórica

Con toda la contundencia que le había costado tener y que tanto se reprochaba el entrenador Gerardo Martino, Argentina goleó 6 a 1 a Paraguay en el estadio Ester Roa Rebolledo y enfrentará a Chile por la final de la Copa América.
Martes 30 de junio de 2015

Cuando el juego estaba controlado, una mala salida del fondo de Nicolás Otamendi le otorgó a Paraguay la chance de descontar a Lucas Barrios, a los 42 minutos, y el equipo de Ramón Díaz terminó arrinconando al de Gerardo Martino.

Sin embargo, dos goles de Ángel Di María al inicio del complemento, al minuto y a los 7, le dieron tranquilidad a Argentina.

Sergio Agüero y el ingresado Gonzalo Higuaín, a los 34 y 37 minutos, completaron la goleada.

A pesar de no haber señalado ningún tanto, Lionel Messi participó en el armado de todos los ataques, tocó el balón en los seis tantos y fue la figura del encuentro, apenas un escalón por encima de Pastore y Di María.

Argentina enfrentará este sábado desde las 17 a Chile en el estadio Nacional de Santiago.

A pesar que no monopolizó la tenencia de balón, Argentina tuvo casi siempre el control de las acciones en la primera etapa.

Paraguay no salió a esperar como en la fase de grupos, intentó presionar bien arriba y le dividió por momentos el manejo de la pelota.

El elenco guaraní demostró, una vez más, que su principal arma es el centro al área cuando Haedo Valdez bajó una pelota y Roque Santa Cruz definió por arriba del travesaño.

Argentina, por su parte, mostraba interesantes desbordes por derecha con Zabaleta, quien en una de sus excursiones dejó sólo a Pastore, cuya definición fue a las mano de Justo Villar.

El equipo de Gerardo Martino le dio de su propia medicina al rival cuando un tiro libre de Messi encontró a Marcos Rojo en medio del área para que, de media vuelta, señalara al 1 a 0.

A partir de ahí, se vio lo mejor de una Argentina que tenía espacios en mitad de cancha para explotar el pase preciso y la velocidad de sus futbolistas.

Con este escenario, creció la sociedad Messi-Pastore para aprovechar esos huecos que aparecían el futbolista del PSG no pudo definir un contragolpe comandado por la "Pulga".

No obstante, la tercera fue la vencida para el "Flaco": Zabaleta distrajo cuando pasó al ataque por derecha, Messi colocó un pase filtrado al medio y Pastore definió cruzado al palo derecho para ampliar la ventaja.

Cuando parecía que estaba controlado el juego, una mala salida del fondo de Otamendi derivó en un buen anticipo de Bruno Valdez y Barrios -con espacio porque la defensa quedó mal parada- descontó.

Ese gol significó vital para la recuperación guaraní y para que Argentina, que parecía tener todo controlado, terminara con más dudas que certezas.

Las incógnitas, sin embargo, se disiparon en el inicio del complemento cuando el equipo de Martino convirtió un tanto clave para cerrar la historia.

Recuperó Messi, Mascherano metió un certero primer pase, Pastore limpió la cancha y dejó solo a Di María para que éste le cruzara el balón al palo izquierdo de Villar.

Sin oportunidad de dejarlo recuperar, Argentina liquidó la historia con un contragolpe comandado por Messi que no pudo terminar el mediocampista del PSG, pero que fue definido por el propio Di María.

A la habitual precisión en velocidad que había mostrado durante gran parte del torneo, el equipo del "Tata" le agregó una gran efectividad para culminar la jugada.

Con el resultado ya definido, Argentina volvió a mostrar una gran vocación ofensiva, no sufrió nunca los embates del rival y hasta pudo haber conseguido algún tanto más si Messi no hubiera fallado una definición tras una pared que construyó con Pastore.

Sin embargo, Agüero de cabeza e Higuaín pusieron cifras definitivas.