Explotó un paquete bomba en un edificio en Colombia

El paquete sospechoso fue detectado por integrantes de la seguridad del edicifio afectado. Investigan "ataque terrorista".
Viernes 3 de julio de 2015
Colombia se encontraba en alerta tras dos explosiones de origen desconocido registradas en Bogotá con saldo de al menos 10 heridos leves, informaron las autoridades, que investigan lo ocurrido en medio del recrudecimiento del conflicto armado en las últimas semanas.

El presidente Juan Manuel Santos, que viajó este jueves a Perú para participar en la X Cumbre de la Alianza del Pacífico, canceló su agenda y regresará esta misma noche a Bogotá "para evaluar medidas de seguridad", dijo el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, quien en su cuenta en Twitter llamó a todos los colombianos, "por encima de cualquier consideración partidista", a rechazar el terrorismo.

La primera detonación tuvo lugar en la Calle 72 con Carrera 10, en pleno centro financiero de la ciudad, y pocos minutos después se registró la segunda en la Calle 13 con Carrera 46, en la zona industrial de la capital, reportó el Cuerpo de Bomberos.

Las explosiones dejaron 10 lesionados, "ninguno de gravedad", indicaron autoridades municipales en su último balance, dando cuenta de "esquirlas y trauma acústico" en varios.

Las pesquisas preliminares indican que los artefactos explosivos eran "de bajo poder" y fueron activados luego de advertencias, dijo el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, en una declaración flanqueado por el director de la Policía Nacional, Rodolfo Palomino, y el comandante de las Fuerzas Militares, Juan Pablo Rodríguez.

Ambas explosiones afectaron edificios de la compañía de fondos de pensión y cesantías Porvenir, propiedad del conglomerado de entidades financieras del magnate colombiano Luis Carlos Sarmiento.

En el norte de la ciudad, frente al edificio donde ocurrió el primer estallido, se veían vidrios en el suelo y carros antiexplosivos, constató una periodista de la AFP poco después de la explosión.

"Fue un estruendo muy fuerte", dijo Argemiro Sánchez, un vendedor ambulante de 52 años.

"Nosotros vimos que la gente salía de las oficinas. Salga todo el mundo rapidito porque se cree que hay una bomba, decían. Un paquete. Entonces yo me fui alejando y aparté mi puesto. Fue nosotros quitarnos y explotó eso", contó.