Grecia: historia conmovedora tras "El hombre que llora"

Un jubilado griego se sumió en un mar de lágrimas delante de una sucursal bancaria de Tesalónica (norte), al no poder soportar ver a Grecia "en esta miseria", declaró el hombre, cuya imagen, tomada por un fotógrafo de la AFP, inunda las redes sociales.
Viernes 3 de julio de 2015
"No puedo soportar ver a mi país en esta miseria. Por eso estaba abatido, no por mi problema personal", explica por teléfono a la AFP Giorgos Shatzifotiadis, de 77 años, quien como muchos griegos intentó durante la mañana retirar de su banco el dinero autorizado por día en Grecia.

El jubilado quería recuperar parte de la pensión de su mujer, que sufre problemas de salud, y tras cruzarse con tres bancos cerrados, finalmente dio con una sucursal abierta.

En Grecia, sólo algunas sucursales están abiertas esta semana únicamente para los jubilados, mientras las otras permanecen cerradas hasta el martes en el marco de un control de capitales.

Pero los empleados del banco, "me dijeron que no podía obtener el dinero", entonces "me desmoroné", indicó Shatzifotiadis, sin precisar el motivo de esta negativa.

En ese momento, un fotógrafo de la AFP, impresionado por la situación, inmortalizó el momento: el jubilado de Tesalónica lloraba sentado en el suelo fuera de la sucursal bancaria, con su libreta de ahorros y su cédula de identidad por tierra.

Las imágenes han tenido un fuerte impacto en las redes sociales.

El hombre y su mujer, como muchos griegos del norte del país, trabajaron varios años en Alemania, país blanco de las críticas de los griegos por su intransigencia en la crisis griega y desde donde su mujer recibe la pensión.

"Trabajé muy duro en una mina de carbón y en la fundición", explica el jubilado de 77 años. Actualmente, "veo a mis conciudadanos mendigar algunos céntimos para comprar pan, veo los suicidios aumentar. Yo soy una persona sensible, no puedo soportar ver a mi país en este situación", subraya.

"Tanto Europa como Grecia han cometido errores. Debemos encontrar una solución", asegura Shatzifotiadis.

El jubilado aún no sabe si participará en el referéndum del domingo sobre las medidas de austeridad propuestas por los acreedores (UE y FMI) de Grecia, ya que no tiene el dinero para acudir a su colegio electoral situado "a 80 kilómetros de Tesalónica". A no ser que "mis hijos me lleven en su coche", añade.