Cristina encabezó su última cena anual de Fuerzas Armadas

La presidenta Cristina Kirchner encabezó su última cena de camaradería de las Fuerzas Armadas, a las que les pidió que "nunca más se dejen llevar por un canto de sirena" y recordó que fueron "utilizados para defender intereses que no eran del país".
Martes 7 de julio de 2015

"Muchas veces ustedes han sido utilizados, interna y externamente, para defender intereses que no eran del país, que eran los de grupos y que muchas veces vemos que siguen gozando de los mismos beneficios, mientras otros están purgando las penas por las cosas que los mandaron a hacer", sostuvo la mandataria.

En ese sentido, la jefa de Estado convocó a las Fuerzas Armadas "a que nunca más se dejen llevar por un canto de sirena. En todo caso, hagan como Ulises y átense al mástil de la nave para ver cómo es el canto, pero nunca más, soldados de la patria, nunca más esos errores", en referencia a los crímenes de lesa humanidad cometidos en la última dictadura cívico-militar.

Asimismo, la Presidenta destacó la actual "operación conjunta" de las fuerzas y comparó esa situación con la vivida en la Guerra de Malvinas: "Estrategias individuales de cada fuerza, no actuar en forma conjunta fueron, tal vez, motivo de alguna derrota que podríamos, tal vez, haber evitado, morigerado, atemperado o, por qué no, tal vez haber salidos victoriosos".

Tras destacar que es su "última cena" como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, la mandataria resaltó que terminará su mandato "con una deuda" en cuanto a la falta de mujeres en puestos jerárquicos dentro de las armas.

"En políticas de género me voy a ir con una deuda: Yo quería ver una generala, almiranta o como se le pueda llamar. Hoy (martes), charlando con (el ministro de Defensa, Agustín) Rossi me decía que en uno o dos años más podríamos tener una mujer con las palmas (en alusión a los distintivos de las fuerzas armadas)", contó Cristina Kirchner.

Y agregó: "Queremos tener mujer en la conducción de las fuerzas armadas. Esta es una deuda, pero estoy segura de que las mujeres que están ingresando la van a hacer cumplir".

La mandataria aseguró que los "lineamientos basales" de la estrategia de la política de Defensa fueron "la reafirmación para siempre de la conducción civil de las Fuerzas Armadas" y "la operación conjunta, que es concebir a las fuerzas como un equipo que se encarga de defender a la Nación en el aire, la tierra y el mar".

También manifestó la organización "autónoma y cooperativa" de las fuerzas, ante lo cual hizo hincapié: "No necesitamos que nos enseñen en ningún país cómo se defiende la Patria y tenemos el orgullo de decir que nuestras Fuerzas Armadas han cooperado en todas las misiones de paz, en donde hemos tenido un rol preponderante".

Asimismo, la jefa de Estado resaltó que "la ciberdefensa es el gran desafío que enfrenta esta etapa civilizatoria" y afirmó que "es una de las claves de ahora y del futuro".

"La dominación ya no se hace sólo desde las formas tradicionales: El estadio superior de las potencias dominantes es el ataque cibernético", advirtió Cristina Kirchner, a la vez que señaló que "hoy es mucho más fácil y sofisticado" llevar adelante tareas de espionaje.

Durante el acto llevado a cabo en el Salón San Martín, la mandataria resaltó, entre otras cuestiones, la importancia de "recuperar el rol industrialista de las fuerzas"; la "modificación de los planes de estudios de las Fuerzas Armadas"; y la "articulación de los derechos humanos y la Defensa".

A diez días de la salida de César Milani de la Jefatura del Ejército, la Presidenta encabezó el acto en el que participó gran parte del Gabinete nacional y los jefes del Estado Mayor Conjunto, general Luis María Carena; del Ejército, general Ricardo Cundom; de la Armada, almirante Gastón Erice; y de la Fuerzas Aérea, brigadier Mario Callejo.